WWW.ANTORCHA.NET




LA PROPUESTA

De pronto, a los encargados de los dineros en la administración pública federal, se les fue el avión, les patinó el coco y entraron en una etapa de locura que quien sabe si sólo sea de caracter pasajero o de plano haya llegado para quedarse.

El asunto es que en plena Convención Bancaria, al mero mero encargado de los dineros públicos, le dió un patatús, y ... ¡sopas!, se aventó el rollo de que el presupuesto federal para el próximo año de 2016 se realizará partiendo del criterio base cero, lo que en cristiano significa un rediseño completo de los gastos de la Nación, sin tomar en cuenta lo que para las diversas dependencias federales y estatales se haya podido canalizar en pasados presupuestos.

Y para que no quedara la menor duda de que lo expresado por el encargado de la lana pública, iba en serio, el mismísimo jefe del Poder Ejecutivo Federal se encargo de reafirmarlo.

Cabe el preguntarnos si los encargados de los dineros de la República tendrán la capacidad para llevar a buen puerto semejante proyecto, cosa que, sin la menor intención de menospreciar, despreciar o sobajar sus capacidades, sinceramente lo dudamos. De estar nuestra apreciación en lo correcto, el asunto se complica porque evidencía la participación de manos negras en el famoso rediseño presupuestal, esto es, la presencia de organismos internacionales asesorando a las autoridades mexicanas, lo que verdaderamente resulta inaceptable.

Existen concretamente dos importantes datos que parecen dar la razón a nuestro planteamiento. En primer lugar, hablar de presupuestos en base cero en lo referente a presupuestos públicos es, más que un contrasentido, una soberana estupidez. La razón es obvia: hay gastos que la Nación forzósamente debe de ejecutar y que simple y sencillamente no pueden suprimirse a gusto de los encargados de la elaboración presupuestal. Gastos relativos a salud, a pensiones, salarios, educación, e incluso los pagos de servicio de deuda tanto interna como externa. Por lo tanto resulta imposible el hablar, de manera seria, de la elaboración de un presupuesto público en base cero; por otra parte, sucede que, de llevarse a cabo esa nueva metodología para el diseño presupuestal, y habida cuenta de que en este año habrá de instalarse una nueva legislatura, sucedería que cuando el Poder Ejecutivo Federal, presentara su proyecto de presupuesto a la consideración del Congreso, ni tan siquiera estarían instaladas las debidas comisiones legislativas. Asi pues, resulta francamente inexplicable como, de repente, ante un Congreso del cual muy dificil resulta el adelantar su composición política debido al proceso electoral que sin duda será competido, se llegue al absurdo de comprometer el futuro de la República en aras de un experimento que quizá, solo quizá, en otras circunstancias y por supuesto, bajo otros parámetros, podría traer efectos positivos, pero que en las circunstancias actuales definitivamente no los va a traer, es más, bien podría adelantarse que más que efectos positivos, generaría un verdadero desgarriate.

Recordemos que el asunto este de los famosos presupuestos en base cero, por lo general acarrean consecuencias terribles, porque constituyen verdaderas patadas de ahogado para tratar de salvar proyectos o situaciones sumamente comprometidas.

En el sector privado se hace uso de ellos cuando el corporativo o la empresa tiene, como comunmente se dice, el agua hasta el cuello, esto es, están a punto de truene. Ahora bien, siendo los objetivos de las empresas privadas muy diferentes a los que deben de existir en las empresas públicas, las consecuencias de tales acciones se mantienen dentro de la esfera propia de ese corporativo o empresa; pero en el terreno público, los efectos son francamente terribles, porque afectan a la Nación en su conjunto.

Implementar el presupuesto de la Federación, con el criterio de la base cero, es, quiérase o no, mandar el mensaje de que la Federación no tiene recursos para afrontar sus responsabilidades. En pocas palabras, es enviar a la sociedad muy malas noticias.

Asi pues, si las autoridades consideran que con lo anunciado están mandando un mensaje positivo a inversionistas ya nacionales o extranjeros, permítasenos opinar lo contrario. Lo que realmente están haciendo es aceptar que están frente a una situación de emergencia nacional, y ello no es tranquilizante para nadie.

Ahora bien, dadas las características de la conformación política del Estado mexicano, las consecuencias que la implementación de este tipo de medidas generarían, serían, a no dudar, las de un mayúsculo descontrol, porque las lógicas resistencias surgirían por doquier, generándose una situación francamente de ingobernabilidad.

En resumen: las cosas no están como para andarse con vaciladas, y si ese mensaje de lo de la elaboración del presupuesto en base cero, se hizo con el fin de conchabarse al gremio de los banqueros, dudamos muchísimo que se haya logrado tal propósito, porque definitivamente no es posible considerar que los banqueros sean tan idiotas como para no darse cuenta de lo que encierra esa propuesta.

La situación que enfrenta la República verdaderamente es complicadísima, y en nada ayuda el andarse con babosadas como la expresada con ese rollo, que más bien pareciese una provocación descarada que hay que evitar.

Calma, prudencia y paciencia, deben ser las normas de nuestra conducta. ¡Nada de aceleres, pues!

Por supuesto que hay que reaccionar ante la dificilísima situación que enfrenta hoy por hoy la República, principalmente a consecuencia del desbarajuste internacional por el precio del petróleo, pero ello no significa que tal reacción conduzca a confrontaciones en las que, de seguro, vendriamos pagando los platos rotos, la población en general.

Asi pues, la recomendación más sana sería la expresada en la sabiduria popular que versa: a palabras necias, oidos sordos.

Se tiene que tener mucho cuidado y sobre todo mucha responsabilidad, para no andarse con locuras y aceleres que a nada positivo pueden actualmente conducir, y de cuyas consecuencias nos podemos todos arrepentir.

Cambiando de tema, en esta ocasión he colocado un ensayo de mi autoria titulado La presencia libertaria en la prensa mexicana. El caso del periódico ¡Avante!, al que he añadido los archivos pdf de los veinticuatro ejemplares que tengo de este quincenal para que puedan ser consultados por los interesados, asi como un apéndice con seis documentos. También he incluido mi presentación a los Comentarios a los evangelios de Pierre Joseph Proudhon, al igual que los archivos pdf correspondientes. Finalmente, y para redondear las novedades del presente mes de abril, coloco la breve historia de la canción, compuesta de manera colectiva por los que fuimos integrantes del grupo de rock Antorcha, Sodomáquina, elaborada y colocada en la sección de la Fonoteca Virtual Antorcha, allá, en el ya lejano año de 2004, asi como la edición digital que mi compañera Chantal y yo realizamos en junio del 2010, y que colocamos en la sección de la Videoteca Virtual Antorcha, del inmortal viaje personal de Carl Sagan materializado en la serie de videos titulados Cosmos.

Continúo manteniendo mi invitación a cualquier interesado, para que consulte:

1) Mi escrito La situación, haciendo click aquí.

2) Los periódicos correspondientes al suplemento del periódico anarquista argentino La Protesta del año 1923, haciendo click aquí.

3) Sagitario el instrumento periodístico de la continuidad, haciendo click aquí.

4) Los periódicos correspondientes al suplemento del periódico anarquista argentino La Protesta del año 1922, haciendo click aquí.

5) El cuento corto de mi autoria, Rosenda, haciendo click aquí.

6) El escrito autobiográfico, Confesiones, de Paul Verlaine, haciendo click aquí.

7) El ensayo Los derechos del hombre, escritos en dos partes por Thomas Paine, haciendo click aquí.

8) Mi escrito Aquelarre, haciendo click aquí.

9) El cuento corto de mi autoría, La llamada. Haz click aquí, si deseas leer este cuento.

10) La obra de Teodoro Hernández, La historia de la revolución debe hacerse. Haz click aquí, si deseas leer o consultar esta obra.

11) El escrito de mi autoría, Los asqueantes señores del poder y sus odiosas manipulaciones. Haz click aquí, si deseas leerlo.

12) El cuento, también de mi autoría, El tesoro de la Convención. Haz click, si deseas leer este cuento.

13) La presentación y la película La banda del automóvil gris. Haz click aquí, si deseas ver esta película.

14) La obra de Hernando Alvarado Tezozomoc, Crónica mexicana. Haz click aquí, si quieres leer o consultar esta obra.

15) Mi escrito ¡¡¡Aguas!!! La presión está subiendo. Haz click aquí, si deseas leer este artículo.

16) El semanario anarquista argentino La Antorcha, editado durante los años de 1921 a 1932. Haz click aquí si deseas consultar alguno de los trescientos ejemplares que lo conforman.

17) El periódico insurgente La abispa de Chilpancingo, editado por Carlos María Bustamante durante los años 1822 y 1823. Haz click aquí, si deseas consultar este periódico.

18) El periódico anarquista mexicano El Compita, editado durante los años 1981-1982. Haz click aquí si deseas consultar este vocero.

19) La edición virtual de La eneida de Virgilio. Haz click aquí si deseas leer, hojear o consultar esta obra.

20) De salarios, ahorros y peligros, haciendo click aquí.

21) ¡¡¡Este arroz ya se coció!!!, haciendo click aquí.

22) Un día después, haciendo click aquí.

23) En recuerdo de un amigo, haciendo click aquí.

24) El fandango de la Reforma Energética, haciendo click aquí.

25) El conjunto de reflexiones que realice hace ya mas de un año sobre la Reforma Hacendaria, haciendo click aquí.

26) El conjunto de reflexiones que sobre la Reforma Energética hice el pasado año, haciendo click aquí.

27) Mi escrito, El reto, haciendo click aquí.

28) Mi escrito, No es más que el principio, haciendo click aquí.

Abril de 2015
Omar Cortés



LA PRESENCIA LIBERTARIA EN LA PRENSA MEXICANA.

EL CASO DEL PERIÓDICO QUINCENAL ¡AVANTE!



En el desarrollo de la historia del movimiento anarquista mexicano, guarda un destacado lugar la experiencia de la edición del quincenal ¡Avante!, editado, en su primera época, en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, el 5 de noviembre de 1927, siendo su administrador el señor Juan Antonio Ruiz. Periódico continuador del vocero Sagitario, publicado en la ciudad de Villa Cecilia en el Estado de Tamaulipas, los editores de ¡Avante!, sentenciaban en su primer número:

Es bueno tener ideas, pero propagarlas y defenderlas es mejor que llevarlas encerradas en la cabeza; y es por esto, que donde haya uno que sufra, queremos que esté nuestra hoja indicándole el camino a seguir; donde esté un amigo o compañero, queremos que esté nuestra hoja para que la propague y nos ayude, engrandeciendo constantemente la obra de redención humana, caminando siempre avante sin temor de ser aplastados por los que se oponen al porvenir risueño de los que sufren, aferrándose al pasado cruel y sombrío de la esclavitud, la más horrible peste que ha azotado a la especie humana.

Sobresalen en ese primer número dos artículos del ya en ese entonces veterano luchador social potosino, Librado Rivera, mismo que fuese condenado a compartir con Ricardo Flores Magón, su última prisión en los Estados Unidos, al haber con él firmado y promulgado un manifiesto anarquista revolucionario en el periódico Regeneración, y que después de la muerte del honorable anarquista oaxaqueño, fue liberado y expulsado de territorio norteamericano, llegando a México en el año de 1923, con la predestinación de continuar su labor revolucionaria en territorio azteca y disputar, de manera consciente o inconsciente, el puesto de principal elemento coordinador del movimiento libertario mexicano en cuanto continuador de la gesta emprendida, en su momento, por la histórica e inmortal Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano.

El México que Librado Rivera enfrentaria en su forzado retorno, distaba mucho de ser el México que él habia abandonado años atrás para continuar su lucha revolucionaria allá en el lejano 1904.

Librado Rivera enfrentaria un México desgastado por la gesta armada del proceso revolucionario, pero al mismo tiempo, sumamente convulso. Un México en el que los choques de caudillos evidenciaban una fortísima pugna por el poder que no se detenía ante cuartelazos y traiciones.

Participe del proceso transitorio, al actuar en la publicación de la segunda época del mensual Sagitario, originalmente editado por el grupo sindicalista de los Hermanos Rojos, Rivera, para cuando aparece la primera época de ¡Avante!, ya habia dado muestras, a propios y extraños, de que no le temblaba la mano para continuar en la misma línea que junto con Ricardo Flores Magón había mantenido en sus prédicas anarquistas revolucionarias, lo que por supuesto habíale atraido las simpatías y el respeto del movimiento obrero libertario mexicano, asi como de los dispersos elementos anarquistas, regados aquí y allá, a lo ancho y largo de la República Mexicana.

El México de 1927, cuando ¡Avante! iniciaría su publicación, era un pais sumamente conmocionado por los sucesos que corrieron parejo a la campaña presidencial de aquel enigmático año.



Como es sabido, fue en 1927 cuando Alvaro Obregón tuvo la ocurrencia de lanzarse en pos de su reelección a la presidencia de la República. La historia de lo que para muchísimas personas constituyó una aberrante violación al ya tenido como principio revolucionario de la no reelección, databa del año 1925, cuando intentó llevarse a cabo una reforma constitucional permitiendo la reelección para el cargo de presidente de la República por una sola vez, siempre que no fuera para el periodo inmediato posterior. En aquella ocasión, la triquiñuela de Obregón no prosperó principalmente por el asunto de la rebelión de Adolfo de la Huerta y el clima que ello ocasionó. Pero, para enero de 1927, el presidente en funciones, Plutarco Elías Calles, tuvo la genial idea de promulgar la reforma constitucional al artículo 83, permitiendo la reelección presidencial en términos similares a lo que en 1925 busco imponerse. Aquella temeridad trajo, como era de esperarse, la reacción casi unánime de los opositores al reeleccionismo, generándose una prolífera actividad.

Así, ante la osadia de aquella reforma, surgirían las candidaturas del sinaloense Francisco Serrano, asi como la del sonorense, Arnulfo R. Gómez, quienes ni tardos ni perezosos pusieron en marcha sus respectivas propuestas antirreeleccionistas, siendo secundados por múltiples organizaciones partidistas entre las que pueden destacarse el Partido Socialista de Yucatán, el Partido Nacional Antirreeleccionista, el Partido Nacional Revolucionario, que por cierto, ninguna relación guarda con el que posteriormente fundó Emilio Portes Gil, la Coalición de Partidos Revolucionarios del D.F., asi como el Partido Liberal Tamaulipeco, este último particularmente importante, si tomamos en cuenta que la segunda época de ¡Avante!, de la cual se encargaría Librado Rivera, se editaría en el Estado de Tamaulipas, Estado del que, por cierto, era gobernador el señor Emilio Portes Gil.

Otro dato importante a tomar en cuenta, lo era que Arnulfo R. Gómez había iniciado su actividad política dentro del marco del Partido Liberal Mexicano, dirigido por la Junta Organizadora de la que Librado Rivera fue vocal. Me refiero a la conocida huelga de Cananea, proceso en el cual Arnulfo R. Gómez tuvo participación.

No tengo la menor idea de si hubo o no alguna comunicación, interacción o simpatía entre los que posteriormente editarian en tierras tamaulipecas el vocero ¡Avante! para con Arnulfo R. Gómez, o si no hubo absolutamente nada. Lo único que sé es que quien sí participó en la campaña de Arnulfo, fue José Cayetano Valadés, quien era un destacado miembro de la Confederación General del Trabajo. Aquella campaña opositora terminaría de manera por demás trágica con el asesinato, en octubre de 1927, de Francisco Serrano, y el fusilamiento, en noviembre del mismo año, de Arnulfo R. Gómez. Para justificar la muerte de ambos contendientes presidenciales, hízose uso de un supuesto complot que tenía como objetivo la eliminación del señor Alvaro Obregón. Pero haya sido cierto o falso tal justificante, el hecho es que con ello se terminó de golpe la auténtica cascada de ataques al, por Arnulfo Gómez, sarcásticamente llamado, Alvaro Santa Anna.

Mientras Gómez y Serrano tuvieron oportunidad de manifestar su descontento por la obsesión de Obregón de volver a la silla presidencial, en muchos actos multitudinarios pusieron al manco de La Trinidad en verdaderos aprietos, al sacarle sus trapitos sucios al sol, poniéndole prácticamente como cola de cochino.

De ninguna manera podia afirmarse que el manco de La Trinidad, la tenía ganada de calle. ¡Nada más contrario a la realidad! Las campañas de Serrano y de Gómez mucho daño le estaban ocasionando, pero ... como bien dice el dicho: muerto el perro, se acabo la rabia. Y asi, debido a la eliminación física de sus contendientes, el manco de La Trinidad pudo levantarse con una contundente victoria con el 100% de la votación, ya que al no haber tenido ningún contrincante, pudo, como se dice popularmente, servirse el postre con la cuchara del mole.

Vuelvo a repetir que no tengo la menor idea de lo que pudo haber repercutido esa trágica historia para con los editores del vocero ¡Avante!, puesto que en el periódico no sólo de ello no se habla, sino que ninguna mención se hace sobre el particular, dando la impresión de que nada hubiese ocurrido.

Otro factor de muchísima importancia en aquella época, lo fue el famoso conflicto religioso entre el Estado y la iglesia católica. Las raíces de aquella bronca, no viene al caso tratarlas aquí porque eso nos alejaria muchísimo de nuestro tema, descarrilando por completo esta presentación, por lo que tan solo me concretaré a señalar los nexos que guardó para con el entorno político en materia general. Y asi tenemos que, por ejemplo, a raíz del fusilamiento del sonorense Arnulfo R. Gómez, o por lo menos así fue en su momento interpretado, el movimiento subversivo encabezado por algunos sectores de la iglesia católica militante, pretendió escabecharse al entonces único candidato a la presidencia, señor Alvaro Obregón. El atentado se realizó en el bosque de Chapultepec, buscando hacer volar al manco de La Trinidad, aventándole dos bombas que tan sólo ocasionaron algunos desperfectos al carro en el que viajaba. Y fue a raiz de aquel atentado, que se generó el famosísimo proceso contra los implicados, entre los cuales se hallaba el sacerdote Agustín Pro Juárez, mismo que casi casi fue santificado después de su fusilamiento. Por supuesto que el procedimiento, casi de caracter sumario, a que fueron sometidos los acusados, distó mucho de estar apegado al procedimiento estrictamente legal, lo que dio razón de sobra para que el mismo fuese impugnado desde diversos campos sociales, que no únicamente del campo estrictamente religioso. Sin embargo, aquel tipo de procedimientos claramente evidenciaba el ambiente terriblemente represivo y super autoritario por el que transitaba la República.



Finalmente, el señor Obregón emergería como el vencedor en el proceso electoral del 1° de julio de 1928, pero, como es de todos conocido, no alcanzó a hacerse de la silla presidencial, puesto que el 17 de julio de 1928, murió a consecuencia de un atentado en el que, a decir de los resultados de la necropsia de ley, fueron varios los implicados, y no sólo uno como oficialmente en su momento se difundió, convirtiéndose la susodicha declaración oficial en una verdad que hasta la fecha se mantiene, puesto que existe la generalizada creencia de que el autor del atentado lo fue José de León Toral, y ello no obstante que el cadáver del manco de La Trinidad presentaba trece impactos de bala en diferentes partes de su cuerpo, provenientes de seis fuentes diversas; esto es, que fueron seis las pistolas que detonaron sobre su humanidad, y no únicamente la del por todos tenido como el único causante de la tragedia, o sea, por el arma que portaba José de León Toral.

Este asunto, fue abordado en el periódico ¡Avante!, y asi leemos en el N° 11 de la Segunda Epoca, correspondiente al 1° de agosto de 1928, la opinión de Librado Rivera al respecto:

La humanidad de los oprimidos -señaló-, está de plácemes: ha desaparecido un tirano.

No queremos saber los detalles de su desaparición; no necesitamos saberlo; que para el caso lo mismo nos da que lo haya partido un rayo. El asesino del pueblo Yaqui está bien muerto.

Si fuera verdad la sentencia de que el que a hierro mata, a hierro muere, aquí se habría cumplido al pie de la letra; pero lo lamentable es que esa sentencia no siempre se hace efectiva. Todavía infestan la atmósfera con su aliento corrompido los monstruos de Italia, Cuba, España y Venezuela, y mientras haya un tirano en la Tierra, la libertad corre peligro.

Sabemos bien que el árbol maldito no muere quitándole una rama; pero también es cierto que sin ramas, el árbol no produce fruto ni sombra. Y lo que necesitan los pueblos no es sombra que los vuelva más raquíticos y estériles, sino sol, mucho sol que les dé calor, salud y fuerza.

(...)

Se nos dirá que no es humano regocijarse frente al dolor de la familia del desaparecido. Es verdad todo esto. Pero también es cierto que Alvaro Obregón no se compadeció nunca de los centenares de familias huérfanas, que hoy vagan herrantes por las montañas de Sonora huyendo de la rapiña obregonista; mientras cientos de hombres, mujeres, niños y ancianos pagan en los presidios y cuarteles del gobierno de Calles, su heróica resistencia contra la avaricia de los que brutalmente los despojaron de sus casas y de sus tierras cultivadas.

(...)

La elevación de Alvaro Obregón a la presidencia de México, significaba la implantación de una tiranía mil veces peor que la de Porfirio Díaz, a quien ya recordaba con frases de admiración el nuevo aspirante a tirano.

Otra opinión sobre este suceso, que no debemos pasar desapercibida, lo fue la expresada por Blas Lara, quien, en el N° 14 de ¡Avante!, correspondiente al 15 de septiembre de 1928, en una carta enviada a Librado Rivera y publicada bajo el título Comentarios sobre la muerte del manco, escribió:

He estado leyendo con interés los comentarios que la prensa burguesa escribe refiriéndose al finado célebre que exterminó a los yaquis.

Mi opinión varia en cuanto a lo que los farsantes Soto y Gama y Aurelio Manrique alegan de que el traidor Luis N. Morones tuvo parte en eliminar al célebre Obregón. Esos farsantes envidiosos del puesto que Morones ha ocupado, aprovechan la ocasión, para acusarle; pues Morones hubiera hecho lo mismo si Soto y Gama y Manrique hubieran logrado ocupar un ministerio tan elevado.

Morones, en mi opinión, no fue sino un simple palero -como en el juego de la ruleta- en las mismas elecciones.

Verdaderamente Soto y Gama ha sido el payaso de lo que fue la revolución mexicana que soñamos los que pusimos toda nuestra juventud para que cayera la tiranía de Porfirio Díaz.

Todavía más, Soto y Gama militó en los campos zapatistas, como se solía llamar a los que con Emiliano Zapata a la cabeza luchaban por un más factible agrarismo. ¿Y qué ha hecho después Soto y Gama?

Después del asesinato de Zapata, que era el alma de aquel movimiento en los campos de batalla, Soto y Gama lo ha desvirtuado todo. Empañó el punto de vista objetivo que los campesinos tenían; pues si no hubiera sido por tanto filibustero político que se introdujo en las filas de los campesinos desviando por completo los nobles anhelos de los trabajadores, nuestra causa por Tierra y Libertad a estas fechas iluminaria al proletariado del mundo entero.

Por supuesto, como dices tú en el último ¡Avante! No es a los políticos a quienes me dirijo, sino a los explotados que sinceramente se dejaron arrastrar por los que anhelaban quitarle la matona a Porfirio Díaz para tomarla ellos en sus manos, con la promesa de que una vez en el poder se acabaria la miseria del pueblo trabajador.

De la misma manera, el elogió que Rodolfo González Pacheco originalmente publico en su célebre sección de Carteles, en el semanario anarquista argentino La Antorcha, referente al magnicidio, seria puntualmente reproducido en las columnas de ¡Avante!, en el mismo número en el que fue incluida la carta de Blas Lara, y asi leemos:

Hay una sola violencia justificable: la que abate al tirano. Este, al revés de lo que dijeron sus viles biógrafos, no es ni un genio ni un fenómeno de voluntad, sino un grosero y grotesco espantapájaros vestido y condicionado por nuestras propias miserias. No ha traído nada a la Tierra; es siempre más indigente de savia o luz que un palo seco; lo recibe todo; todo lo malo, abyecto y hediondo que, en determinadas épocas, fluye de nuestras entrañas como de una cloaca. De lo más compacto de eso se hace este monstruo. (De las miasmas de eso mismo se hizo dios). No surge de nuestros sesos, sino de nuestros vientres. No lo concebimos, lo defecamos. Suprimirlo y enterrarlo es un acto de salud, de estética y de esperanza.

(...)

Este joven artista católico que ha matado al presidente electo de México, nos es, pues, muy respetable. Más respetable, sin duda, que su Dios o que su Papa. Respetable como Satán, por ejemplo.

No sabemos si este respeto nuestro, de enterarse él, lo haría felíz o desgraciado. ¡Quien sabe! ... Pero sabemos, en cambio, lo que frente a su hecho gritarán los liberales, los socialistas y los bolcheviquis. ¡Hay que colgar a todos los frailes! Instituir la dictadura ¡Matar. Matar!

¡Ah, Obregones asesinos, Lenines cínicos! Siempre habrá para vosotros, por abajo de Cristo y de la Anarquía, algún León Toral rebelde. Y no seremos nosotros que vamos a preguntarle qué ideas tiene, o qué dolores, ni a quién ofrenda su sacrificio. ¿Para qué? Nos ha limpiado la Tierra, clarificado el aire, aliviado de un tirano. Sea quien sea, ¡muchas gracias!

Otro incidente relacionado igualmente con el conflicto religioso, referente al atentado con explosivos en contra de la estatua de Cristo Rey colocada en el cerro de El Cubilete, en el Estado de Guanajuato, es igualmente abordado en ¡Avante! Y asi, en el N° 2 de la Segunda época, correspondiente al 8 de marzo de 1928, leemos:

Tomamos de un diario de la ciudad de México el siguiente telegrama:

Guanajuato, Gto., febrero 4. Por informes que se han recibido en este lugar, se sabe que un grupo de liberales fanáticos, volaron con dinamita en dias pasados el monumento a Cristo rey, que se encontraba en el Cerro del Cubilete. Ha sido confirmada esta información.

Nota de la Red.- A última hora se sabe que el gobierno ha desplegado una activa persecución contra los dinamiteros.

Con el objeto de ampliar un poquito todo este rollo, conviene recordar que el asunto de la construcción del santuario en honor a Cristo Rey, fue todo un broncón entre las autoridades religiosas -incluido, por supuesto, el Vaticano-, y las autoridades civiles mexicanas. Este asunto inicia a principios de la década de 1920 cuando el obispo leonés, señor Emeterio Valverde Tellez tuvo la idea de crear el referido santuario en la cima del cerro de El Cubilete, localizado a un costado de la población de Silao, Guanajuato. Las cosas empeoraron cuando el gobierno presidido por Alvaro Obregón, decidió expulsar al delegado apostólico Monseñor Ernesto E. Filipi, por haberse atrevido a colocar la primera piedra para la construcción de ese monumento, el 11 de enero de 1923. A ello respondería el mismísimo Vaticano, y mediante una Bula llamada Quas Primas, expedida el 11 de diciembre de 1925 por el Papa Pio XI, se decretó la festividad en torno a Cristo Rey.

No debe de olvidarse, ni tampoco pasarse por alto, el importantísimo hecho de que precisamente el grito que unió a las fuerzas opositoras al gobierno en el conflicto religioso, versaba: ¡Viva Cristo Rey!

El atentado con explosivos en contra del monumento, tuvo lugar el 30 de enero de 1928, existiendo dos versiones al respecto: en una, se asegura que los ejecutores de la acción, colocaron los explosivos en la base del monumento; y, en la otra, se dice que las bombas fueron arrojadas desde un aeroplano. Hasta la fecha no hay claridad sobre esto.

Otro acto de trascendencia, del cual, por cierto, nada se dice en ¡Avante!, lo fue el atentado dinamitero en el Estado de Guanajuato, contra el tren presidencial, que tenía como objetivo volar por los aires al entonces presidente provisional de la República, Sr. Emilio Portes Gil.

No tengo la menor idea de por qué Librado Rivera terminó radicando en la población de Villa Cecilia, Tamaulipas, una vez que fue excarcelado y expulsado de los Estados Unidos. Por supuesto que alguna o algunas razones han de haber existido, pero, lo repito, no tengo ni la más remota idea de cuáles pudieron haber sido. Quizá ello se debió a alguna invitación que haya recibido de alguno de los integrantes del grupo sindical Hermanos Rojos, o a lo mejor fue otra la razón. Pero lo que si es de llamar la atención es que Librado escogió un punto crucial en el desarrollo político de aquel entonces. Tamaulipas, durante finales de la década de 1920 constituyó un Estado emblemático en cuanto al desarrollo de grupos políticos locales y su influencia sobre la política nacional. Para comenzar, no es posible pasar por alto que el gobernador del Estado lo era, ni más ni menos, que el señor Emilio Portes Gil, además de que en la campaña presidencial de 1927, como ya lo hemos señalado, la participación del Partido Liberal Tamaulipeco, apoyando la candidatura de Arnulfo R. Gómez tuvo su repercusión. Tampoco es posible pasar por alto la enorme riqueza petrolera que en aquellos años albergaba el Estado de Tamaulipas. En conclusión, podemos asegurar que el lugar de residencia que escogió Librado Rivera, constituía un importante punto político desde el cual realizar la labor libertaria de coordinación y agrupamiento.

La actividad de Librado Rivera no podía pasar desapercibida para las autoridades tanto tamaulipecas como federales, y de ahí el constante acoso y acecho a que fue sometido.

En un artículo publicado en el N° 1 de la primera época del periódico ¡Avante!, intitulado Frente a las tiranías, correspondiente al 5 de noviembre de 1927, cuando el periódico era publicado en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, leemos:

El 24 de enero de 1902 fui arrestado e internado en los calabozos de la Penitenciaria de San Luis Potosí, con el cargo de ataques a funcionarios públicos en ejercicio de sus funciones.

Reinaba en todo su esplendor la dictadura de Porfirio Díaz. En San Luis Potosí yo formaba parte de un Club oposicionista contra aquella funesta dictadura que habia convertido a México en un inmenso cuartel y al pueblo mexicano en servil vasallo de su majestad Porfirio I, título con que ya le honraba la alta clerecia de la santa madre iglesia católica, apostólica y romana.

Era yo entonces de filiación liberal, y mi posición era comprometida, porque servía a un gobierno que me había nombrado catedrático de varias ciencias en la Escuela Normal para Profesores.

(...)

Han transcurrido 26 años. Más de la mitad de ese larguísimo tiempo lo he pasado tras las frías rejas del presidio, debido a mis sistemáticos ataques y mis concentrados odios a todos los tiranos. Y puedo asegurar con orgullo que a pesar de mi vejez, mi ánimo no ha sido quebrantado. Me siento con energías de sobra y tan decidido como nunca por implantar en México mis viejos ideales de libertad, amor y justicia; ideales que mi imaginación ve al alcance de todos los humildes que no necesitarían un gran esfuerzo para tomarlo y transformarlo todo. Cuestión de oportunidades; por eso es importante estar preparados para cuando una oportunidad venga, recibirla con los brazos abiertos.

(...)

La historia se repite. Hoy pesa sobre mi cabeza una acusación semejante a la que me llevó al presidio en San Luis Potosí hace 26 años. Con la diferencia de que en tiempos de la dictadura porfirista, fuí absuelto por falta de pruebas; mientras hoy se me ha declarado culpable por reincidente.

Las anteriores líneas corresponden a un artículo escrito por Librado en la penitenciaria de Andonegui, Tampico, Estado de Tamaulipas, en septiembre de 1927.

En el segundo número de la primera época de ¡Avante!, correspondiente al 19 de noviembre de 1927, los editores daban la siguiente información:

Después de seis meses de prisión en la penitenciaria de Andonegui, Tampico, Tamaulipas, fue puesto en absoluta libertad el compañero Rivera; cuando menos se esperaba su libertad. Esta decisión del gobierno se debe a las constantes protestas de los trabajadores rebeldes, a la labor de defensa emprendida por Cultura Proletaria de Nueva York, y prensa anarquista de varios países, igualmente a los Comités de defensa que se han venido formando al sur de los Estados Unidos.

(...)

A continuación damos a conocer la circular que nos mandan los compañeros del grupo Hermanos Rojos en que dan cuenta de la libertad del compañero Rivera.

CIRCULAR

Nos es grato comunicarles que hoy 4 de noviembre a la 1:00 P.M. fue puesto en libertad el compañero Librado Rivera; último detenido de los nueve que estaban recluidos en la bastilla socialista de Andonegui, por cuestiones sociales, como se verá, en la boleta de libertad que a continuación transcribo:

Un sello que dice: Palacio Penal, Penitenciaria Andonegui, Tampico, Tamps.

Boleta de Libertad N° 1

Por orden del C. Juez 2° de Primera Instancia del ramo penal, queda en libertad absoluta, sobreseimiento, el detenido Librado Rivera acusado por el delito de Injurias al primer Magistrado de la República, siendo las 13 horas del día 4 del mes de noviembre de 1927.

Palacio Penal de Andonegui, Tampico, Tamps.

El cajonero - Sedeño B.E.E. - El Sub-Alcaide: M. S. Palacios.

El comunicado fue remitido a nombre del grupo Hermanos Rojos por Santiago Vega, quien muchos artículos publicará en la segunda época del quincenal ¡Avante!, cuando fue administrado precisamente por Librado Rivera.

En una carta dirigida por Librado a los editores de ¡Avante!, y publicada igualmente en el segundo número de su primera época, se especificaba:

Queridos camaradas de ¡Avante!

Después de más de siete largos meses de encierro arbitrario por orden de los esbirros del capitalismo, enfermo y sometido a toda clase de humillaciones y torturas, tengo el gusto de poner en conocimiento de los compañeros que publican esa hoja libertaria, así como de todos los camaradas y amigos que tomaron algún interés por conseguir mi libertad, que desde el día 4 del presente mes de noviembre se dió la orden para ponerme en completa libertad.

Aunque el proceso iniciado en mi contra; asi como contra los compañeros Florentino Ibarra y Francisco Flores, fue por injurias al primer Magistrado de la República, cuya sentencia dictada por el juez federal la cumplimos el mismo día que esa sentencia nos fue comunicada, sin embargo, el hipócrita discípulo de Loyola no contento con ese castigo que dictó en contra nuestra, se declaró dizque incompetente para seguirnos juzgando bajo el mismo cargo, y nos consignó a manos de los jueces del orden común que ya tenían la consigna de que me fastidiaran otro poco.

Estando los acusados a disposición del nuevo agente del Ministerio Público, fueron puestos en inmediata libertad Francisco Flores y Florentino Ibarra, cosa que debía haberse hecho desde el primer día de que fueron detenidos y conducidos a presidio.

(...)

El nuevo Agente representante de la autoridad me abrió un nuevo proceso, basado en los mismos artículos denunciados anteriormente y publicados en el número 35 de Sagitario, haciéndome los siguientes cargos: Por incitar al pueblo a la anarquía y haber hecho la apología del anarquismo. Hechos que no niego, porque a eso dedico todos mis esfuerzos hace muchos años.

(...)

Como la agitación mundial iniciada por Cultura Proletaria de Nueva York y en varias regiones de los Estados Unidos norteamericanos, así como por los camaradas de la Argentina, Francia y otros países, produjo al mismo tiempo una avalancha de enérgicas protestas en favor de mi libertad, el gobierno procuró evitar mayor escándalo y detener esa ola de desprestigio e ignominia en que ya había caído, y dió orden para que se me pusiera en completa libertad. Orden que obedecieron sin vacilar los jueces verdugos, azotes del pobre y lacayos serviles del poderoso.

A pesar de estar los cargos referidos expuestos con toda claridad en la forma que ya quedan explicados, mi orden de libertad fue escrita de modo que todo el mundo entendiera que el gobierno desistía de seguirme presiguiendo por el primer cargo de injurias al Primer Magistrado de la República, con el fin premeditado, sin duda, de poner una trampa al compañero Pedro Gudiño que fungía como director de Sagitario y a quien todavía persiguen los sabuesos de la burguesía.

Como nunca acepté una libertad condicional que coartara mi libertad de pensar, se encontró, al fin, la fórmula única que podía yo aceptar: desistir de los cargos que se me imputaron; lo que en términos jurídicos se llama sobreseimiento.



La relación que el quincenal ¡Avante mantendría con el movimiento obrero organizado de tendencia libertaria y/o anarquista, se evidencía claramente en la carta publicada en la sección Nuestra correspondencia del tercer número de la primera época, correspondiente al 8 de diciembre de 1927, en donde se reproduce el texto de un comunicado de la Confederación General de los Trabajadores, firmado por Enrique Rangel, y en el que se señala:

Queridos compañeros:

Hemos recibido el primer número de ¡Avante!, el vocero anarquista que viene a llenar el hueco que dejara Sagitario, al desaparecer por las canalladas de los esbirros al mando del sátrapa Portes Gil y de Plutarco Elías Calles.

Huelgan las palabras, compañeros: ustedes bien deben de comprender el júbilo que nos trajo la aparición de ¡Avante! y bajo qué sentimientos convulsionaron nuestros corazones al leerle por primera vez.

Sólo nos queda desear para ese paladín de nuestra causa libertadora una larga vida llena de prosperidad, ya que tan necesaria es la prensa en nuestro combate por la anarquía.

Reciban pues, a nombre de las huestes revolucionarias, representadas dentro de la C.G.T., nuestro cariño y nuestro entusiasmo encerrado en esta célebre palabra ya común entre nosotros: SALUD.

De ustedes fraternalmente por la conquista de la jornada de seis horas.

Salud y comunismo anarquista.

Srio. de correspondencia confederal, Enrique Rangel.

Igualmente, la inclusión en el mismo número de ¡Avante!, de la Circular expedida en la ciudad de México el 15 de noviembre de aquel año de 1927, en el que se anuncia la formación del grupo anarquista Verbo Rojo, da clara cuenta de la estrecha relación del grupo editor para con el movimiento sindical anarquista organizado del México de aquel entonces.

Para el 22 de febrero de 1928 reaparecería ¡Avante!, editado en esa su segunda época, en la ciudad de Villa Cecilia, Tamaulipas, teniendo como administrador a Librado Rivera.

El periódico mantendría su mensaje de Quincenal de ideas, doctrina y combate, contando, en la cabecera, con sendas citas de Carlos Alberts y Johan Most.

Por fortuna, contamos con los datos suficientes para afirmar que, en su primera época, ¡Avante! tan sólo editó tres números, ya que en la nota titulada Importante, insertada en el primer número de la segunda época, se especificaba:

Debido a la interrupción porque ha pasado ¡Avante!, las entradas de dinero no han sido suficientes para cubrir los gastos originados con motivo del cambio de residencia; y como lo anunciamos quincenal, tenemos el temor de que los números siguientes sufran algún retardo por falta del dinero necesario para pagar los gastos más indispensables.

Igualmente, en la sección de Nuestra Correspondencia se incluía el resultado administrativo de la publicación del último número, infiriéndose de ello que fue el N° 3, puesto que se menciona como déficit del N° 3 la cantidad de 109 pesos con ochenta y ocho centavos, publicado en Monterrey, Nuevo León, señalándose:

El grupo Avante de Monterrey nos envía para su publicación la administración del último número de ¡Avante! publicado en aquella ciudad, para satisfacción de los compañeros que ayudaron a su sostenimiento.

Además, lo señalado en el cuarto documento del apéndice, esto es, el escrito de Librado Rivera títulado La reacción en México, es bastante claro al respecto, ya que también presenta las causas del por qué su traslado a la población de Villa Cecilia, aunque se mantiene la duda de la razón por la que terminó designándose a Librado Rivera como editor de la publicación.

Por otra parte, resulta muy significativo e interesante el resumen publicado en el primer número de la segunda época referente al informe presentado por el delegado Juan J. Montemayor nombrado por el Sindicato de Obreros y Empleados de la compañia petrolera El águila como representante en un Congreso realizado en Rusia, celebrado en conmemoración al décimo aniversario de la revolución.

Dícese en tal resumen:

No creo necesario detallar la organización política de Rusia, pues en el informe oficial di bastantes datos sobre ello; sólo quiero hacer notar que si alguno se dió exacta cuenta, la diferencia que hay en la cantidad que representan -en el Soviet Central- los delegados por los obreros y por los campesinos, pues de los primeros es nombrado uno por cada 25000, y de los segundos, es uno por cada 120000 campesinos. Les hice notar mi inconformidad por esto, y me contestaron que los campesinos forman el 80% de la población rusa y que no están lo suficientemente capacitados para dirigirla.

En lo referente a las libertades políticas pueden tener todas las que quieran mientras sea de acuerdo con el gobierno y el partido comunista; pues en cuanto se trata de ir en contra de ellos, la cosa cambia, y los que tal hagan serán castigados según la magnitud de su delito; con encarcelamiento, deportación a la Siberia o fuera de Rusia, y cuando el delito es de los mayores, como movimientos armados, son hasta fusilados. A continuación copio unas de las palabras dichas por uno de los más prominentes miembros del gobierno ruso (Bujari), que de por sí son suficientes para que cada quien pueda normar su criterio sobre este sentido: En Rusia se permite más de un partido político, pero el nuestro (el Comunista) en el poder, y los otros en la cárcel. Palabras dichas el día 11 de diciembre en el Congreso que se celebraba en Moscú, y en el cual se trataba de evitar una posible guerra contra Rusia.

La libertad de prensa de hecho no existe, pues ésta está controlada por el gobierno ruso o las organizaciones obreras, las cuales si acaso hacen mención de las luchas políticas, es en favor del gobierno.

Los sin trabajo, o el problema del hambre como nosotros le llamamos, aún no está resuelto en Rusia, pues hay más de un millón sin trabajo, y con excepción de los que han trabajado en una sola parte más de un año, que reciben ayuda que les da el Seguro Social, el resto de ellos tiene que procurarse el pan como mejor les sea dado.

Hay en Rusia tantos limosneros como puede haberlos en México y en cualquier otro país civilizado.

La prostitución existe pero en muy poca escala, pues es muy duramente combatida, tanto, que a estas fechas, son bien pocas las prostitutas que hay.

(...)

De lo referente a la oposición, bien pocos datos pude recoger, pues es un asunto que ni los mismos rusos quieren tratar, y cuando lo hacen, se encierran en cuartos para evitar delaciones, pues cuando se declaran abiertamente oposicionistas, son perjudicados -aunque indirectamente- en sus trabajos o en otra forma.

Cuando yo me encontraba en Moscú fueron expulsados del Partido Comunista los principales líderes de la oposición. Trotzky y Zinoviev, por pretender organizar una contra manifestación el día 7 de noviembre.

También el artículo de Librado Rivera, intitulado Los sin trabajo, e incluido en el primer número de la segunda época, dando cuenta de la conformación en las ciudades de Tampico y Villa Cecilia, de un sindicato de obreros sin trabajo, evidencia el agudo interés de los editores de ¡Avante! por lo que ocurria en el mundo obrero.

El día 29 del último mes de enero -relata Librado-, se citaron los trabajadores de Tampico y Villa Cecilia para formar un sindicato, al que decidieron llamar: Sindicato de Obreros sin Trabajo, al cual se han inscrito ya un gran número de los desocupados que tanto abundan en esta región, tan pródiga y generosa para los que tienen de sobra, pero tan mezquina y avara para los que carecen de todo.

Igualmente Librado Rivera buscó atajar el tramposo reformismo que brotaba del propio gobierno emergido del proceso revolucionario. Y asi, en un artículo titulado El seguro obregonista, publicado en el tercer número de la segunda época, correspondiente al 23 de marzo de 1928, puntualizaba:

El proyecto de Ley sobre el Seguro Obrero que a grandes rasgos vamos a analizar, no es una cosa nueva; ese proyecto fue propuesto y publicado por el general de división Alvaro Obregón, desde 1921, y que por una mera fortuna vino a mis manos en fecha reciente, que el proyecto se ha vuelto a hacer circular a propósito de la próxima comedia electoral que llevará al mismo Obregón a la silla presidencial.

(...)

Veamos, pues, hermano trabajador, aunque sea a grandes rasgos lo que hay en el fondo de ese famoso proyecto que el idólatra admira y el lacayo aclama.

Art. 1°.- Se considera dentro de los beneficios de la Ley del Trabajo, a todos los trabajadores, cualesquiera que sea su edad y sexo, en todo el territorio nacional.

Art. 2°.- Se considera como trabajador a todo el que ejecute un trabajo personal-material a cambio de un salario determinado, cualquiera que sea la categoría de su empleo, su edad o sexo.

Art. 3°.- Se considera como patrono a todo el que paga los trabajos a que se refiere la cláusula anterior, sea empresa privada de cualquier clase o entidad política.

Art. 4°.- Se crea un impuesto que no excederá del diez por ciento adicional sobre todos los pagos que se hagan en el territorio nacional por concepto de trabajo.

Art. 5°.- El impuesto anterior constituirá la reserva del Estado para atender con ella los derechos que esta misma ley crea en favor de las clases trabajadoras del país.

Art. 6°.- El impuesto a que se refiere el Art. 4° se considera como la participación de utilidades que prevé el Art. 123 de la Constitución y releva al capital de dar una nueva participación por este mismo concepto.

Art. 7°.- Los derechos que esta Ley otorga en favor de los trabajadores, se dividen en tres clases:

I.- Indemnización por accidentes de trabajo.

II.- Jubilación por vejez de los trabajadores.

III.- Seguro de Vida de los trabajadores.

Intencionalmente hemos subrayado algunas palabras en los anteriores artículos del proyecto para que el lector mismo fije bien su atención en su significado, a fin de abreviar todo lo posible nuestro comentario.

La Constitución queretana obliga al capitalista a pagar una indemnización a sus obreros por accidentes del trabajo, mientras que el famoso proyecto que venimos analizando, lo exime ahora de esa obligación. El obrero se pagará él mismo esa indemnización de su propio dinero que vaya depositando en calidad de impuesto. Y de ese mismo impuesto acumulado, sacado del mezquino salario que le paga el amo, se tomarán todos los demás gastos por concepto de jubilación por vejez y para el seguro de vida del trabajador.

(...)

Ese Seguro Obrero del general Obregón es un gran peligro, es la sentencia de muerte para el obrero, porque el referido proyecto en lugar de darle más pan al trabajador, se lo quita con el nuevo impuesto, impuesto que ya viene a aumentar el crecido número de impuestos que ya tiene encima, y todo para pagarse él mismo las ilusorias indemnizaciones que le confiere el proyecto famoso. El sacrificio lo hace, pues, el mismo obrero, y se quita al amo toda obligación y todo compromiso con el trabajador.

La inserción de un comunicado de la Confederación General de Trabajadores en el mismo periódico, invitando a la celebración de un Congreso de la Internacional de Juventudes Anarquistas, firmado por Enrique Rangel, patentiza el grado de relación que ¡Avante! mantenía para con la famosa agrupación sindical mexicana creada en el mes de febrero de 1921 en la convención del Comité de la Federación Comunista del Proletariado Mexicano, y en la que, en sus orígenes, convivían sindicalistas revolucionarios, anarquistas y comunistas.

Prácticamente, la C.G.T. constituyó una respuesta organizada al insoportable reformismo de la Confederación Regional Obrera Mexicana (C.R.O.M.), fundada en marzo de 1918 en un Congreso celebrado en la ciudad de Saltillo, Coahuila. En el programa de acción, adoptado por la Confederación General de Trabajadores en la Gran Convención Radical Roja celebrada el 15 de julio de aquel 1921, se manifesta un sorprendente radicalismo que, por supuesto, iba a ser contenido tanto por las autoridades al igual que por los denominados amarillos, esto es, los miembros de la C.R.O.M., los cuales, fieles a sus postulados de la famosa acción múltiple, no se median en sus acciones con tal de detener la por ellos considerada amenaza roja. Pero, además, el radicalismo de la C.G.T., igual desataria el temor de algunos agrupamientos ligados a organizaciones clericales de México, y asi, ante la presencia de los rojos cegetistas, tales agrupamientos reaccionaron de inmediato creando la Central de Obreros Guadalupanos, organización de la cual, más tarde, emergería la famosa Confederación Nacional Católica del Trabajo. En pocas palabras, púsose en evidencia lo que Emilio López Arango había ya vaticinado en un artículo publicado en el célebre vocero anarquista argentino del Suplemento de La Protesta, y sobre lo cual realice los pertinentes comentarios en la presentación de la digitalización de los ejemplares del referido Suplemento, correspondientes al año de 1923 (Véase, Cortés, Omar, Periódico Suplemento de la Protesta. Año de 1923, México, Hemeroteca Virtual Antorcha, primera edición cibernética, marzo de 2015, haciendo click aquí).

Si bien el radicalismo de la C.G.T., devendría, después del asesinato de Alvaro Obregón, en vulgar colaboracionismo, debido ello a la integración de antiguos cromistas que conformaron la tristemente célebre Federación Sindical de Trabajadores del D.F., y entre los que se encontraban los famosos cinco lobitos, esto es, Jesús Yurén, Fernando Amilpa, Alfonso Sánchez Madariaga, Fidel Velázquez y Luis Quintero, lógico resultaría que ante el arribo de tan distinguidos militantes, la antaño combativa C.G.T., deviniera en una acelerada descomposición que prácticamente la desdibujaría.



Un tema que no es posible pasar por alto, lo fue la constante y machacante campaña que desde las columnas de ¡Avante! se hizo en pro de la libertad del anarquista ukraniano, radicado en Argentina, Simón Radowitzky, quien se encontraba preso en el tétrico penal argentino de Ushuaia, y quien había sido encarcelado por el atentado que perpetró el 14 de noviembre de 1909 en contra del coronel Ramón Lorenzo Falcón, quien había ordenado una bestial represión contra el movimiento obrero de tendencia anarquista en la manifestación del 1° de mayo de aquel año de 1909, convocada por la Federación Obrera Regional Argentina en la entonces famosa Plaza Lorea del barrio de Montserrat. La bestial represión pasaria a la historia con el nombre de la Semana Roja, y sus consecuencias fueron muy graves tanto por el número de muertos y heridos, asi como por el daño ocasionado al movimiento proletario.

Fue a raíz de aquella tétrica represión que, el entonces menor de edad, Simón Radowitzky decidió, a manera de represalia, atentar contra el coronel Falcón, lanzando una bomba al carruaje en el que el referido coronel se transportaba acompañado de su secretario privado Alberto Lartigau, el que también fallecería a consecuencia del atentado.

Radowitzky sería detenido y, por su minoría de edad, salvaría la pena de muerte, mas no la condena de prisión perpetua.

Un conjunto de hechos, de entre los que sobresale la violación de que fue objeto por parte del subdirector del penal de Ushuaia y tres carceleros, harían que su nombre adquiriera tal importancia, que en mucho trascendería las fronteras de Argentina, convirtiéndose en un símbolo.

Pues bien, basta con hojear cualquier número del quincenal ¡Avante!, para comprobar la gran campaña que en favor de este anarquista argentino-ukraniano realizaron sus editores.

Cabe señalar que la tal campaña no resulto infructuosa, puesto que Simón Radowitzky finalmente consiguió el perdón, siendo liberado el 14 de abril de 1930 y expulsado de la Argentina, transitó por diferentes países para, finalmente, venirse a radicar a México, lugar en donde el 4 de marzo de 1956, fallecería a causa de un paro cardiaco.



Desde las columnas de ¡Avante!, diose también gran importancia al tema de la mujer, habiendo un buen número de artículos que abordan, sobre todo, llamados a las mujeres, pero quizá más importante que eso lo fueron el conjunto de colaboraciones que compañeras como Florinda Mondini, Maria Mendoza, Tiburcia Olguín, María Dolores Pérez, Esther Mendoza y Felipa Velázquez publicaron en el quincenario.

En relación a esta última, que según tengo entendido fue una gran luchadora anarquista sinaloense, quien incluso hubo de enfrentar, como consecuencia de su lucha libertaria, el presidio en el penal de las Islas Marias, es positivo el resaltar algunas de sus propuestas.

En su artículo Convocatoria a la mujer, publicado en el N° 9 de la segunda época correspondiente al 1° de julio de 1928, escribió:

El hombre puede entenebrecer el cerebro de la mujer ocultándole la verdad, intimidándola, haciéndola creer, desde su infancia, en fantasmas, diablos, infiernos, glorias y cuantas artimañas invisibles puede inventar para embrutecernos, sabiendo que cuanto más ignorantes, seremos más sumisas porque más provecho saca de ello, más se enriquece, puesto que su mejor manjar es nuestra ceguera. Y como nosotras nacimos ya bajo esa obscura venda, nos acostumbramos a ella y caminamos a tientas como un ciego. Tropezando aquí y allá educamos a nuestros pequeños seres también ciegos, con lo cual los conducimos al caos más espantoso, a la esclavitud; y seremos también causantes de que nuestros hijos vayan a servir de pasto a las fieras sirviendo de carne de cañón, o carne de lupanar.

En otra colaboración suya, titulada Credo, incluida en el N° 13 de la segunda época, correspondiente al 1° de septiembre de 1928, poéticamente señala:

Creo en el espíritu de los hombres fuertes que harán temblar a los tiranos; creo en la Santa Madre Anarquía que no perdonará a los cobardes; creo en la comunión de los hartos y en la debilidad del estómago de los pobres.

Creo en la resurrección de los esclavos a una vida libre, y en la vida perdurable de eterna felicidad, y la emancipación humana. ¡Amén!

Y en su poema ¡A tí, mujer!, publicado en el N° 18 de la segunda época, correspondiente al 15 de noviembre de 1928, declama:

Tú, mujer, que sumisa perduras
soportando las mil amarguras,
siempre atenta a la voz de un pastor,
y atrofiada a la vil tiranía.
¿Qué no sientes agudo dolor
y deseas rebelarte algún día?

¿Por qué sufres, mujer resignada
la cadena que tanto te oprime,
que de pies y de manos atada
al yugo, tu libertad suprime?
¿Por qué no te rebelas? ¡Dime!
Si es que el hombre te humilla inconsciente
¿por qué enturbia tus ojos el llanto?
Alza altiva y serena tu frente
y no llores, mujer, tu quebranto
es tan sólo fatal torbellino.

Ven; no pierdas tu tiempo en el duelo,
que a tu lado se encuentra el camino
por do puedes hallar tu consuelo ...
Ven: que aquí te llaman tus hermanos;
ven a unirte con tus compañeras;
ve el ejemplo de aquellas, que ufanas,
han luchado por ser libertarias,
y han querido morir, las primeras.
como hijas nacidas de parias ...

Piensa que al ponerte en acción
a romper la cadena opresora,
dejarás esa horrible opresión
en que vives, mujer, hasta ahora.

Lucha, pues, por tu emancipación;
ser valiente, mujer, no te asombre,
pues tus derechos como mujer
eres libre también como el hombre.

Y defiende también tu deber,
trae a tu hijo, a tu esposo, a tu hermano,
a estrecharlos en fraterno abrazo;
y unidos en dulce armonía,
donde asidos todos de la mano
caminemos hacia la anarquía.



La presencia, en las columnas de ¡Avante!, de nombres que se volverán comunes en diversas publicaciones libertarias mexicanas, patentiza el surgimiento de una pleyade de elementos apoyados, por supuesto, por la vieja militancia, de la cual Librado Rivera será la cabeza visible más notoria. Así, los nombres de Santiago Vega, destacado miembro que fuera del grupo de los Hermanos Rojos; Enrique Rangel, combativo elemento de la Confederación General del Trabajo; Oscar Alfaro, militante libertario panameño; Esteban Leal, militante nayarita que en mucho se distinguirá tanto en la estructuración de la Federación Anarquista de México, al igual que en una federación regional que abarcaba varios municipios del Estado de Nayarit; Margarito Jiménez, quien siendo militante cegetista, participaría de manera activa apoyando al grupo encabezado por Buenaventura Durruti cuando anduvo por tierras aztecas; Blas Lara, afamado anarquista partícipe de la lucha de la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano; Braulio Lara, militante anarquista guanajuatense que desarrollará interesante actividad en la conformación de la Federación Anarquista del Centro de la República Mexicana, antecedente de la Federación Anarquista de México; Rodolfo Aguirre y Rafael Quintero, destacados militantes libertarios que mucha labor realizarán en el seno de la Federación Anarquista de México, y muchos más cuyos nombres se me escapan. Además, baste revisar la sección llamada De nuestra correspondencia, para toparse con muchos nombres y datos que bastante clarifican el panorama libertario mexicano de aquellos años de 1927-1928. También, urgando en las listas de los cooperantes publicadas en la sección de Administrativas, puede uno más o menos deducir los alcances que esta publicación quincenal tenía.

Curiosamente, los editores de ¡Avante! no fueron partidarios de introducir grabados en su publicación, por lo que para rellenar los huecos que por lógica quedan libres en la formación de páginas, utilizaban un curioso recurso de insertar citas cortas de algún militante o de algún escritor. En esos rellenos mucho uso se hizo de citas del inolvidable libertario guanajuatense Práxedis G. Guerrero.



Ahora bien, y volviendo al contenido del quincenario, anteriormente he señalado que a raíz del asesinato de Alvaro Obregón, Librado Rivera reaccionó publicando en ¡Avante! un artículo que tituló La muerte de Alvaro Obregón, pues bien, a consecuencia de aquel artículo, Librado habria de soportar una detención, aunada a un cruel y a la vez estúpido interrogatorio. Sobre ello, quedo constancia en su escrito Arresto de Librado Rivera, incluido en el N° 13 correspondiente al 1° de septiembre de 1928, en donde señaló:

Como a la una de la tarde del día 22 de agosto, se presentó a mi modesta oficina una persona de aspecto obrero, con recado verbal de que me llamaban urgentemente los compañeros de la imprenta.

Algo extraordinario ocurre -me dije- porque los compañeros nunca me mandan llamar, siempre acostumbran venir a verme cuando algo se les ofrece. Pero ya en mi camino noté la presencia de varios esbirros apostados en las esquinas de la cuadra. Uno de ellos, al verme voltear la esquina, se dirigió a mí y hablándome por mi nombre, me detuvo, presentándome una orden de arresto. Yo iba -al pasar por el Correo- a depositar una carta dirigida a Salvador Medrano, uno de los viejos luchadores residente en Estados Unidos, a quien ya le comunicaba los rumores que desde hacía algunos días circulaban referentes a mi arresto. Y aunque no se me permitió depositar esa carta, lo conseguí después, cuando ya me llevaban los esbirros camino de Tampico.

Al llegar a la Jefatura de Policía de Cecilia, a donde fui conducido primero, la persona que me leyó la orden del general Benignos, Jefe de Operaciones Militares en el Puerto, me indicó que me quitara el sombrero.

- No acostumbro hacerlo cuando alguien me lo ordena, le dije, sino cuando yo quiero. Además, ¿no están ustedes luchando para establecer en México una democracia?

- Está bien, me contestó.

- Entonces, ahora si me lo quito por mera cortesía.

(...)

Cinco horas más tarde me llevaron a la oficina del General, quien a la sazón leía ¡Avante! En la primera plana ya se veían marcados con tinta roja los artículos La muerte de Alvaro Obregón y el Desbarajuste político, publicados en el número 11, correspondiente al 1° de agosto.

- ¿Usted publica este periódico?, me interrogó el General.

- . Contesté yo.

- En él calumnia usted al general Alvaro Obregón, ¿por qué lo hace usted?

- No lo calumnio; lo que digo es la pura verdad.

- Siendo usted uno de los precursores de la Revolución, hoy hecha gobierno, no respeta usted las leyes emanadas de esa revolución.

- Ahí está el error, le repliqué, en creer que nosotros iniciamos la revolución para quitar al gobierno de Porfirio Díaz y poner otro en su lugar. Nuestra misión era otra y bien distinta; nosotros luchábamos por Tierra y Libertad, ese era el contenido de nuestra bandera, como lo verá usted muy claramente explicado en ese documento histórico que reproduzco en la tercera plana de ese mismo número de ¡Avante!. Pero la intromisión de los políticos desde Madero, Carranza, Alvaro Obregón y Calles, desviaron ese hermoso movimiento, aprovechándose de nuestra impotencia en las prisiones norteamericanas.

Finalmente, en el N° 20, correspondiente al 15 de diciembre de 1928, el grupo editor publicó una nota con el título Rectificando adhesiones, en la cual se palpa el cúmulo de dificultades que se enfrentaban para la publicación del quincenal. Ahí se dice:

Compañero:

El grupo editor de ¡Avante! viene haciendo esfuerzos muy superiores a sus fuerzas para que esta publicación siga viendo la luz e ilumine las inteligencias obreras tan necesarias de alimento intelectual hoy más que nunca, ya que a todo nuestro alrededor tiende a obscurecer y a atrofiar el órgano pensante de los humanos seres. Aún cuando nuestra obra podría ser muchísimo más fructífera, estamos satisfechos de lo hasta hoy hecho con la ayuda de muchos trabajadores, que escatimando de su mísero e irrisorio salario que perciben a cambio de muchísimos esfuerzos y gotas de sudor, unos cuantos centavos con la sana intención de que ¡Avante! continúe fustigando la desigualdad social a que los trabajadores estamos condenados.

Tú, compañero, si crees que el periódico es un medio educativo que debe continuar saliendo, comunícalo a este grupo editor. Si tu situación no te permite ayudar, éso no ha de ser óbice para que el periódico deje de llegar a tu poder; lo recibirás con la misma puntualidad que hasta hoy lo has recibido; solamente, que, en caso de no estar interesado, entonces sólo mandaremos el periódico a otros que deseen leerlo.

Da tu opinión individual y particular a la redacción de ¡Avante!

No obstante su situación, los editores de ¡Avante!, lograron mantenerlo vivo durante un año más, pero, por desgracia no tengo idea de dónde han quedado los ejemplares que poseo correspondientes al año de 1929, e incluso, si mal no recuerdo, dos o tres números más publicados en 1930.

Desgraciadamente, después del sorpresivo y del todo inesperado fallecimiento de mi compañera Chantal, no puedo andar urgando en cajas y rincones porque rápidamente me deprimo cuando se me vienen los recuerdos a la mente, por lo que es mil veces preferible que las cosas aparezcan por sí solas, y no que yo ande de buscón. Asi pues, el día que me tope con ese material de inmediato buscaré añadirlo a esta edición cibernética, y si nunca me topo con él ... pues ... ni modo.

Entonces, resumiendo, aqui estoy poniendo al alcance de cualquier persona interesada el acceso a los veinticuatro ejemplares -tres correspondientes a su primera época y veinte a la segunda época, más el manifesto añadido al N° 13-, del quincenal ¡Avante!, riquísima fuente de información relacionada con el quehacer libertario mexicano de los años 1927 y 1928. Además, incluyo un apéndice con seis documentos que de seguro en mucho servirán a quien, por el motivo que sea, hojée o lea esta edición virtual. También, he colocado, como ya lo he hecho en pasadas ediciones cibernéticas de la Hemeroteca Virtual Antorcha, el contenido de cada ejemplar para facilitar su consulta.

Por desgracia, una negativa combinación de errores tanto en la microfilmación de los originales, al igual que en su digitalización, han generado que algunos ejemplares presenten errores que dificultan o, de plano, imposibilitan la lectura de ciertas páginas, o tan solo de parte de ellas. Me ha sido imposible el poder subsanarlos, asi que he optado por señalarlos como advertencia para los lectores.

Es de esperar que la presente edición cibernética sea de utilidad para que se comprenda parte de la historia del anarquismo mexicano, que hasta el presente ha estado muy difusa.

Aprovecho la ocasión para sugerir a quienes pudiesen estar interesados, a que consulten el trabajo que realizamos y publicamos -mi compañera Chantal y yo- hace ya treinta y cinco años, en nuestra editorial Ediciones Antorcha, y que hace ya también más de trece años colocamos en nuestra Biblioteca Virtual Antorcha. Me refiero al libro ¡Viva Tierra y Libertad!, la primera recopilación de textos de Librado Rivera que se publico en libro en México, y que en mucho puede ayudar en la comprensión de la época que en esta edición se aborda, haciendo click aquí, para acceder al índice de esta obra.

Abril del 2015
Omar Cortés



¡AVANTE!

QUINCENAL DE IDEAS, DOCTRINA Y COMBATE


PRIMERA ÉPOCA 1927


N° 1

5 de noviembre de 1927

Contenido

  • ¡Avante!
  • Discurso de Librado Rivera.
  • De Tampico. Sobre la liberación de los compañeros anarquistas Francisco Flores y Florentino Ibarra arrestados en Tampico junto con Librado Rivera.
  • Dios y la Biblia - J. Mayo.
  • Desfile militar - Máximo L. Silva.
  • A la mujer - José Zamora.
  • ¡Anatema! - María Mendoza.
  • El lobo y el cordero.
  • Frente a las tiranías - Librado Rivera.
  • El Sindicato de Obreros de Acero de Monterrey.
  • Teorías - Pedro Clua.
  • Verdad - Emilio Zola.
  • Declaración de jóvenes anarquistas chinos.
  • La familia - S. F. Merlino.
  • Cultura Proletaria.
  • Pensamientos.
  • Administración.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 2

19 de noviembre de 1927

Contenido

  • La libertad de Rivera - S. Vega.
  • A la mujer - Esther Mendoza.
  • La libertad de Librado Rivera - Librado Rivera.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • Para lo que sirve el gobierno - Librado Rivera.
  • Nuestra moral - Ignacio Zugadi.
  • Los que por nosotros lucharon y por nosotros murieron. Ricardo Flores Magón - Armando Lizt Arzabide.
  • ¡Invocación! - Ricardo Carnenca.
  • Protesta - Lorenzo Sotelo.
  • Nuevo grupo - A. S. Bustos.
  • Cultura Proletaria.
  • El gobierno - S. F. Merlino.
  • Administración.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 3

8 de diciembre de 1927

Contenido

  • El nuevo embajador Mr. Morrow - Librado Rivera.
  • ¡Campaña solidaria por Simón Radowitzky! - R. Lone.
  • ¡Avante! - Gimnico.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • Diferentes aspectos del anarquismo.
  • Musa rebelde - Enrique Briceño.
  • El destajo y la jornada máxima de trabajo. Al gremio de panaderos de todo el país - Estanislao Ramos.
  • Fragmento - Arturo Capdevil.
  • La autoridad - M. González Prada.
  • Una circular de la C. G. T. - Enrique Rangel.
  • Administración.
  • Nuestra correspondencia. Carta de Enrique Rangel.
  • Desheredados, escuchad - Juan R. González.
  • Circular - Pedro Carcaño.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




SEGUNDA ÉPOCA

N° 1

22 de febrero de 1928

Contenido

  • Carlos A. Lindbergh, padre aviador - Librado Rivera.
  • Los sin trabajo - Librado Rivera.
  • Por Simón Radowitzky - R. Lone.
  • Revista Única.
  • ¡Importante!
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • ¡Trabajador! - Gimnico.
  • Crónicas de Francia - Federico González.
  • Reflexiones - Oscar Alfaro.
  • Por la libertad de los presos políticos de Rusia - Agustin Souchy y Rudolf Rocker.
  • Antífona roja - Almafuerte.
  • Obsecación de los grupos - R. Alcadet.
  • El peligro de la guerra.
  • Un informe.
  • Grupo ácrata de Estudios Sociales.
  • Al maestro - Esteban Leal.
  • Grupo Claridad - A. S. Bustos.
  • La eficacia de un boycot contra las películas americanas.
  • Pensamiento.
  • Administración.
  • De nuestra correspondencia.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 2

8 de marzo de 1928

Contenido

  • La conferencia imperialista del dólar - Librado Rivera.
  • Los clarines atruenan ... - Apolinar Martinez.
  • Nuevo grupo.
  • Escucha mujer - Florinda Mondini.
  • Sopla - Práxedis G. Guerrero.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • Gruñidos.
  • El anarquismo y el anarquista - Oscar Alfaro.
  • Desde España. A todos los anarquistas y simpatizantes.
  • Lucha continua - Esteban Leal.
  • Despedida de Sacco y Vanzetti.
  • Anécdota rusa.
  • La violencia - Enrique Malatesta.
  • Fue volado Cristo Rey.
  • Yo sé un canto - Solano Palacio.
  • La situación en Chile - Alfonso de Aragón.
  • Los ilegales - Ricardo Flores Magón.
  • Servicio de prensa de la A.I.T. Convocatoria para el Tercer Congreso.
  • El traidor Jesús M. Rangel - Librado Rivera.
  • Administración.
  • Por la libertad de Simón Radowitzky - Rafael Barret.
  • Libros de propaganda sociológica.
  • La dictadura en Rusia.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 3

23 de marzo de 1928

Contenido

  • El seguro obrero obregonista - Librado Rivera.
  • Nuevo grupo ácrata.
  • Un llamamiento - Grupo internacional.
  • El niño de la escuela - Guerra Junqueiro.
  • Carta de Bartolome Vanzetti.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • A todos los obreros del mundo - J. Zamora V.
  • El eco de la campaña por Simón no puede ser silenciado - R. Lone.
  • Impresiones - Oscar Alfaro.
  • Las conquistas de la revolución - Ramón Gomez.
  • Confederación General de Trabajadores - Enrique Rangel.
  • Informe. De las entradas y salidas del dinero recibido para la publicación del periódico Sagitario, desde el N° 35 hasta su muerte por orden oficial.
  • Segundo Paulino Aguilar.
  • Odios viles - Práxedis G. Guerrero.
  • Los derechos del niño - Pedro B. Franco.
  • Circular de Verbo Rojo - Margarito Jiménez.
  • Circular-Proyecto de la C.G.T. - Enrique Rangel.
  • Para lo que sirve la autoridad - Librado Rivera.
  • Servicio de prensa de la A.I.T.
  • Administración.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 4

11 de abril de 1928

Contenido

  • La farsa de la repartición de tierras - Librado Rivera.
  • Nuestro canto por la libertad de Simón Radowitzky - Pedro Gudino.
  • Acción - Los ilegales.
  • Actos que alientan.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • La extravagancia humana - Camilo Flamarion.
  • Chile bajo la dictadura de Ibañez - Robinet.
  • Un llamamiento fraternal - Ma. Jesús Alvarado.
  • Nuevo grupo libertario.
  • Indagatoria.
  • Anarquismo - Ricardo Flores Magón.
  • Luigi Galleani - R. Lone.
  • ¡No te detengas ...! - L.G.M.
  • ¡A la lucha! - Domingo Giordarielli.
  • Ecos del gran crímen. Una carta de Rosina Sacco.
  • Acción. Grupo de propaganda anárquica.
  • Necesitamos libertad - Guadalupe Flores.
  • Protesta - Manuel Navarro.
  • El orden - Pedro Kropotkin.
  • Libros de propaganda sociológica.
  • La política juzgada por los políticos.
  • Administración.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 5

1° de mayo de 1928

Contenido

  • La tragedia de Chicago - Librado Rivera.
  • Saludo a Sagitario - María Mendoza.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • Labor que se impone. Por una campaña internacional - Comité peninsular de la F.A.I.
  • Por la vida y la libertad de Simón Radowitzky - R. Lone.
  • De Italia - Enrique Malatesta.
  • Verbo nuevo - Ernest Tanrez.
  • Fragmento - Enrique Ibsen.
  • A la mujer - Tiburcia Olguin de Rivera.
  • La epopeya trágica. Chicago - J.B. Gómez Rojas.
  • Miserables ¡surgid! - Baid Dahl.
  • Ganarás el pan con el sudor de tu frente - Luis Solís García.
  • Lo que es y lo que debe ser el Primero de Mayo - Santiago Vega.
  • La dictadura en Portugal.
  • Libros de propaganda sociológica.
  • Los cavernícolas - Frank Abelenda.
  • Administración.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 6

15 de mayo de 1928

Contenido

  • La política juzgada por los políticos - Librado Rivera.
  • Pensamiento - Pedro Gori.
  • La huelga general en Buenos Aires por la libertad de Simón Radowitzky.
  • Cartel para los votantes.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • Nuestro desorden - Pedro Kropotkin.
  • Determinemos ya - Oscar Alfaro.
  • Los gatos.
  • De nuestra correspondencia.
  • El campo de la lucha ante los ideales - Esteban Leal.
  • ¡Soy la fuerza! - Pascual Rodríguez.
  • ¡Rébelate. pueblo amado! - Felipa Velazquez.
  • La justicia - Santiago vega.
  • Los crímenes de Dios - A. Guede.
  • Federación de grupos anarquistas Miguel Bakunin - Alejandro Atiencia.
  • Por qué soy anarquista - Pierre Ramus.
  • Libros de propaganda sociológica.
  • Administración.
  • Nuevo grupo.
  • Pensamiento - Victor Hugo.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 7

1° de junio de 1928
A este número le falta la página N° 4

Contenido

  • Necesidad de la revolución- Pedro Kropotkin.
  • Pensamientos.
  • Discurso - Maestra María Dolores Pérez.
  • Con el mazo dando - Helios.
  • Fragmento - P. Esteve.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • A la prensa libertaria - Eduardo Guzmán.
  • Pensamiento - Carlos Malato.
  • Primitivo Rom - Esther Mendoza.
  • Desde España. Del momento. - Solano Palacio.
  • Pensamiento - Anatole France.
  • Al Machete y camarilla, la obra de los vendidos en Cuba - José Gaitan.
  • De nuestra correspondencia.
  • La canción de Satán - Fernando Gualtieri.
  • El estreñimiento intestinal - A. Guede.
  • Anestesia.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 8

15 de junio de 1928
La página 3 esta rota, por lo que el texto de artículos es afectado

Contenido

  • ¡Vótalos pero no votes ...! - José C. Flores.
  • De nuestra correspondencia - Margarito R. Pérez.
  • Dos fuerzas - Santiago Vega.
  • Por la vida de Avante.
  • Emilio y Aurora, vivos, libres.
  • Fragmento - Ricardo Mella.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • Pensamiento - Anselmo Lorenzo.
  • Desde Cuba - John Smith.
  • Nueva organización que surge a la lucha.
  • Pensamiento - Gimnico.
  • Pensamiento - José D. Morales.
  • Divulgación científica.
  • La balada del lujo - F. Villaespesa.
  • Informe del Tercer Congreso (página rota).
  • Necesidad de la revolución (Continuación) - Pedro Kropotkin.
  • Pensamientos.
  • Administración.
  • Simón Radowitzky.
  • Pensamiento - Yunque.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 9

1° de julio de 1928
Este número tiene una página rota

Contenido

  • El asesinato de Tomás L. Soto - Librado Rivera.
  • Convocatoria a la mujer - Felipa Velazquez.
  • Haz de verdades - Librado Rivera.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo (La hoja está rota)
  • Nuevo grupo - Gustavo Pandás.
  • Pensamiento - E. Leverdaye.
  • Para lo que sirve el gobierno a los pobres - Librado Rivera.
  • Un error - Oscar Alfaro.
  • ¿Qué es el gobierno? - G. C. Clemens.
  • Anarquía - Guillermo Cortés Alba.
  • Desde el presidio de Ushuaia.
  • Hay plantas carnívoras.
  • La hiena más feroz del siglo. Machado, el Mussolini de Cuba.
  • Administración.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 10

15 de julio de 1928
Este número tiene una página rota

Contenido

  • La Confederación General de Trabajadores.
  • Los Mussolini y los Machado se multiplican.
  • Llamamiento a los trabajadores - Zuñiga.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • Lo que queremos - Enrique Malatesta.
  • De España - Solano Palacios.
  • De nuestra correspondencia - Felipa Velazquez.
  • Fragmento - Ibsen.
  • La guilda de los amigos del libro - R. Lone.
  • ¡Adelante! - Floreal.
  • La canción de los parias - M. González Prada.
  • El trabajo, fuente de vida. Oscar Alfro.
  • Federación negra.
  • La hipócrita sociedad pre ... (La página está rota).
  • El gobierno y el crimen - G. C. Clemens.
  • La justicia - Luis Bermejo.
  • Libros de propaganda sociológica.
  • Administración.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 11

1° de agosto de 1928
Este número tiene una página rota

Contenido

  • La situación de Malatesta.
  • Desbarajuste político.
  • La muerte de Alvaro Obregón - Librado Rivera.
  • Próxima velada.
  • Por el mundo obrero - J.M. Alicea.
  • Indagatoria.
  • Nuevo grupo.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • El Estado - Engels.
  • Pensamientos.
  • El gobierno y el crimen - G. C. Clemens.
  • La opinión de un político - G. Flaubert.
  • Refutando un anónimo - Librado Rivera.
  • Pensamiento - Ricardo Flores Magón.
  • Ruge la plebe - Oscar Pérez Solís.
  • El loco - Oscar Alfaro.
  • ¡Camaradas! (Está rota la página)
  • Machado. El feroz Mussolini de Cuba - W. S. Von Valkenburg.
  • De nuestra correspondencia - Práxedis Ch. Aguilera.
  • Desaparecen más obreros en Cuba.
  • Administración.
  • Pensamientos.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 12

15 de agosto de 1928
Este número tiene una página rota

Contenido

  • Cartas de Sacco y Vanzetti.
  • Indagatoria.
  • A última hora.
  • Desde España - S. Palacio.
  • La huelga de panaderos en Tuxpan.
  • Dios y la Biblia /Continuación) - J. Mayo.
  • Esperamos - Anacreonte.
  • El gobierno y la esclavitud - G. C. Clements.
  • Pensamientos.
  • Sacco y Vanzetti asados vivos en la silla eléctrica - (Esta rota la página).
  • Contra la represión en Rusia - Olga Taratorita.
  • Galeotes del ideal - Rodolf Aguirre. Ramón delgado. Rafael Quintero.
  • Por qué somos anarquistas - E. Armand.
  • Fechas notables.
  • Administración.
  • ¡Ayudad a Mooney y Billings!

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 13

1° de septiembre de 1928

Contenido

  • El paro del día 23 - Librado Rivera.
  • Pensamiento - Tomás Moro.
  • Un parásito valiente.
  • Pecina declarado formalmente preso.
  • El credo - Felipa Velázquez.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • Instrucciones al juzgado que juzgo a Sacco y Vanzetti.
  • El gobierno y la esclavitud - G. C. Clemens.
  • Pensamiento - Hamon.
  • Unión de albañiles y aprendices - Emilio B. Chavez. Jesús Sánchez.
  • El ochenta por ciento - Juan José Souza R.
  • Fragmento - José Ingenieros.
  • Pensamiento - Ricardo Mella.
  • ¡Sorium! - Juan Bartolo Hernández.
  • La razón no basta - Ricardo Mella.
  • Rápida - R. D.
  • Arresto de Librado Rivera - Librado Rivera.
  • Afirmación idealista - Oscar Alfaro.
  • Administración.
  • Pensamiento - Pedro Esteve.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 13

1° de septiembre de 1928
Manifesto incluido aparte en el periódico.

Contenido

  • Manifiesto a los trabajadores de la República Mexicana y del Mundo en general.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 14

15 de septiembre de 1928

Contenido

  • Nuestra opinión sobre la federalización de los grupos anarquistas - Santiago vega.
  • El caso Tom Mooney.
  • Los crímenes de Leguia, dictador católico de Perú - Grupo Resurgimiento.
  • Hojas sueltas - R. Delgado.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • Fragmento - Santiago Vega.
  • El gobierno es la esclavitud en su forma más tiránica y degradante - G. C. Clemens.
  • Comentarios sobre la muerte del manco - Blas Lara.
  • Pensamiento - León Tolstoi.
  • José León Toral - R. González Pacheco.
  • Esclavitud moderna - Oscar Alfaro.
  • Un llamamiento para ayudar a México - Librado Rivera.
  • ¡Adelante! - Ricardo Flores Magón.
  • Liga pro defensa del ejido.
  • Nuevos grupos.
  • Liberto Anarco.
  • De nuestra correspondencia - José Cano.
  • Administración.
  • Fragmento - Ibsen.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 15

1° de octubre de 1928

Contenido

  • El conflicto religioso en México.
  • Un nuevo impuesto en España.
  • Importante a los sin patria.
  • Importante.
  • Indagatoria.
  • Gabriel Pecina todavía preso.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • Obscuridades - Práxedis G. Guerrero.
  • El gobierno es la esclavitud en su forma más tiránica y degradante - G. C. Clements.
  • Una opinión al respecto de una circular - R. Lona.
  • ¡Pobre humanidad! - José N. Mendoza.
  • Protesta - Jesús L. Marín y Juan M. González.
  • Pensamiento - Victor Hugo.
  • Puntualizando - Oscar Alfaro.
  • La disciplina - Pi y Arciaga.
  • Otro chacal: Coronel Ibañez.
  • De nuestra correspondencia.
  • Libros de propaganda sociológica.
  • Circular - Manuel Hernández.
  • El fusil - Ricardo Flores Magón.
  • Administración.
  • Pensamientos - Práxedis G. Guerrero.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 16

15 de octubre de 1928

Contenido

  • Hipócritas - C. M. M.
  • De nuestra correspondencia - Braulio Lara.
  • Pensamiento - Práxedis G. Guerrero.
  • Desde España - Solano Palacio.
  • Nuevo grupo. Pensamiento - Práxedis G. Guerrero.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • Fragmento - Vells.
  • Pensamiento - Práxedis G. Guerrero.
  • El gobierno es la esclavitud en su forma más tiránica y degradante - G. C. Clemens.
  • Circular.
  • Pensamiento - Ricardo Mella.
  • La prensa y el caracter de imprenta - Ricardo Flores Magón.
  • Pensamiento - Pedro Gori.
  • Grupo cultural Librado Rivera - José S. Gracia.
  • Poeta - Seisdedos.
  • Recuerdos - R. Delgado.
  • Fragmento - Ricardo Mella.
  • Así son todos ellos - V. Recoba.
  • Patibularias - Alma.
  • Libros de propaganda sociológica.
  • Pensamiento - José Gueca.
  • Administración.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 17

1° de noviembre de 1928

Contenido

  • Reafirmación ideológica - Librado Rivera.
  • Los dos ricos - Ivan Turgenieff.
  • Por la libertad de Radowitzky.
  • Fragmento - Ricardo Mella.
  • La huelga.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • Pensamiento - Ricardo Flores Magón.
  • El gobierno es la esclavitud en su forma más tiránica y degradante - G. C. Clements.
  • Amarillo y rojo - J. D. Mendoza.
  • Pensamiento - Práxedis G. Guerrero.
  • ¡Los pueblos! - Alfonson Camin.
  • El 5° aniversario de la dictadura militar en España - J. M. Alegea.
  • Problemas actuales - Emerec.
  • Estamos de plácemes.
  • Lo que prefiero - María Mendoza.
  • Administración.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 18

15 de noviembre de 1928

Contenido

  • El asesinato de Ricardo Flores Magón - Eugene V. Debs.
  • Circular.
  • La hidra nos acecha - José S. Gracia.
  • Acróstico - José S. Gracia.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • Fragmento - Ricardo Flores Magón.
  • Pensamiento - Santiago Vega.
  • El gobierno es la causa de la pobreza - G. C. Clemens.
  • Remember - Aresti Miralta.
  • La propiedad privada - Pi y Margall.
  • Aquellos - R.D.
  • ¡A ti, mujer! - Felipa Velázquez.
  • Pensamiento - Inocencio Córdoba.
  • Los necios doctos - Esteban Leal.
  • Patibularias - Alma.
  • Luz al esclavo.
  • ¡Agüelo! ¡Qué es libertad! - José C. Flores.
  • Pensamiento - Victor Hugo.
  • Administración.
  • Conmemorando la muerte de Ferrer.
  • Nueva agrupación - Odelón M. Ugalde.
  • De nuestra correspondencia - C. M. Merino.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 19

1° de diciembre de 1928

Contenido

  • El comunismo en Rusia o lo que va quedando de una revolución.
  • Parábola del tiempo - Oscar Alfaro.
  • Por la libertad de Radowitzky - José Mendoza.
  • Pensamiento - Pedro Gori.
  • Convocatoria - Delfino Morales y Manuel E. Salazar.
  • Pensamiento - Ricardo Flores Magón.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • Afirmación anarquista - Expósito G. Ruiz.
  • El gobierno es la causa de la pobreza - G. C. Clemens.
  • Escuchad - Práxedis G. Guerrero.
  • Carta a una creyente - Felipa Velázquez.
  • ¿Dios existe? - J. Carret.
  • Los cantos de la gleba - Luis Mora Tovar.
  • El salvaje Machado no sacia su instinto feroz - Palmiro Amor.
  • De nuestra correspondencia.
  • Patibularias - Alma.
  • Grupo cultural Francisco Manrique - Telésforo Espinoza.
  • Pensamiento - Tomás Moro.
  • Administración.
  • Informe.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!




N° 20

15 de diciembre de 1928

Contenido

  • Ante un desfile militar - Luis Solís García.
  • Simón Radowitzky y la solidaridad - R. Lone.
  • De varias partes.
  • Rectificando adhesiones.
  • Dios y la Biblia (Continuación) - J. Mayo.
  • Pensamiento - Spencer.
  • Pensamientos - Yoritama.
  • El gobierno es la causa de la pobreza - G. C. Clemens.
  • La dictadura de Primo de Rivera y la avaricia del clero español - Solano Palacio.
  • Abraham Cisneros enfermo.
  • El fascismo mexicano. Cómo tratan las autoridades de Jalisco a los obreros.
  • Informe - Cenobio Cano.
  • Pensamiento - R. Rolland.
  • De un simpatizante - P. Fernández.
  • Contraste - R. Delgado.
  • Libros de propaganda sociológica.
  • De nuestra correspondencia - G. Rubio.
  • Administración.

Haz click aquí si deseas hojear, consultar o leer este número del periódico ¡Avante!





APÉNDICE


Primer documento

Título: Un país de libertades: México.

Autor: Grupo Hermanos Rojos

Fuente: Semanario anarquista La Antorcha, N° 240 del 12 de julio de 1927.

Haz click aquí, si deseas leer este documento.





Segundo documento

Título: Carta abierta al presidente de México, Plutarco Elías Calles.

Autor: Domingo Loza, Secretario provisional del Comité de Defensa Pro Presos Sociales de San Francisco, California, USA.

Fuente: Semanario anarquista La Antorcha, N° 243 del 9 de agosto de 1927.

Haz click aquí, si deseas leer este documento.





Tercer documento

Título: Los peligros de la nacionalización.

Autor: William C. Owen

Fuente: Semanario anarquista La Antorcha, N° 254 del 23 de septiembre de 1927.

Haz click aquí, si deseas leer este documento.





Cuarto documento

Título: La reacción en México.

Autor: Librado Rivera

Fuente: Semanario anarquista La Antorcha, N° 261 del 20 de enero de 1928.

Haz click aquí, si deseas leer este documento.





Quinto documento

Título: Librado Rivera.

Autor: Redacción de La Antorcha.

Fuente: Semanario anarquista La Antorcha, N° 289 del 20 de abril de 1929.

Haz click aquí, si deseas leer este documento.





Sexto documento

Título: William C. Owen.

Autor: T. H. Keel.

Fuente: Semanario anarquista La Antorcha, N° 295 del 19 de noviembre de 1929.

Haz click aquí, si deseas leer este documento.




Haz click aquí, si quieres acceder al catálogo general de la Hemeroteca Virtual Antorcha.




LOS EVANGELIOS
(Comentados por Pierre Joseph Proudhon)



PRESENTACIÓN

Considerados por propios y extraños como documentos básicos de la religión cristiana, los evangelios constituyen textos de interés no tan sólo para los creyentes y/o practicantes del credo cristiano, sino que su valor alcanza niveles mucho más amplios.

El significado del vocablo evangelio, proviene del griego pudiendo traducirse como el buen mensaje o, las buenas nuevas; y en la religión cristiana, refiérese al cumplimiento de la promesa divina de la redención de la humanidad mediante el sacrificio del considerado hijo de Dios, esto es, el sacrificio de Jesucristo, habida cuenta de que, según esta religión, la humanidad se habia hecho acreedora de un pecado llamado original a consecuencia de la desobediencia de la primera pareja humana -Adán y Eva-, a los mandatos divinos de no comer el fruto de un árbol llamado del bien y del mal -un manzano según relata el Antiguo Testamento.

La desobediencia de la primera pareja, trajo consigo un pecado que marcaría a toda su descendencia, pero con la promesa de que al futuro, Dios, apiadándose de la humanidad, enviaría a su propio hijo para ofrendarlo en sacrificio, y así lograr la redención humana. Pues bien, precisamente es el relato y las enseñanzas del hijo de Dios -Jesucristo-, lo que describirán los famosos Evangelios, siendo Pablo de Tarso, el primero que utiliza en este sentido el término, en una de sus famosas cartas a los corintios.

Muchos documentos que bien podrían ajustarse al significado genérico que se otorga en la religión cristiana al vocablo evangelio, fueron escritos en los primeros siglos de la era cristiana, aunque la religión católica, apostólica y romana, tan sólo reconoce la validez de cuatro de ellos. Esto es, los supuestamente escritos por San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan.

Ahora bien, los estudiosos del tema, principalmente la corriente de los teólogos, reconoce la existencia de otros documentos en los cuales igualmente se aborda el asunto de las enseñanzas de Jesucristo, que a la historia han pasado con el adjetivo de apócrifos, destacando el famoso Evangelio de Tomás, el cual es, casi por todos, considerado como el más antiguo de ese tipo de documentos, señalándose su origen alrededor del año 50 de la era cristiana. Sin embargo, por motivos precisamente de divergencias teológicas, los denominados Evangelios apócrifos, por lo general ligados a las corrientes cristianas gnósticas, han recibido el desconocimiento no sólo de la iglesia católica sino de varias de las iglesias que componen el universo del denominado protestantismo.

Teólogos, historiadores, filósofos e incluso politólogos, se han abocado, a lo largo de la historia, a analizar estos documentos desde diferentes y diversos puntos de vista. Señálase, por ejemplo, que el reconocimiento de los denominados Evangelios canónicos, débese a la influencia que ejerció Irineo de Lyon quien mucho empeño puso en señalar que únicamente esos cuatro evangelios (los de Mateo, Marcos, Lucas y Juan), tenían validez, apoyando su afirmación en una extraña simbología esotérica, bajo la representación de los cuatro puntos cardinales y un similar número de emblemas de animales.

No viniendo al caso el enredarnos en todo ese rollo medio esotérico y medio locochón que se le ocurrió al famoso Irineo, concretémonos tan sólo a señalar que entre los estudiosos de la historia de estos documentos, llega a concluirse que de estos cuatro evangelios, tres de ellos pueden considerarse como sinópticos, debido a las concordancias o similitudes que entre ellos existe, siendo los evangelios sinópticos, los de Marcos, Mateos y Lucas.

Ahora bien, paralela a esta tesis de los evangelios sinópticos, menciónase una supuesta teoría denominada de las dos fuentes, según la cual, el evangelio de Marcos, vendría siendo el más antiguo de los cuatro, mismo que sirvió de referencia para que Mateo y Lucas escribieran los suyos, aunque no todas las escuelas interesadas en este asunto, concordarian, ya que la denominada hipótesis agustiniana afirmó que el primer evangelio no fue el de Marcos, sino el de Mateo, y que éste constituiría la base para los evangelios de Marcos y Lucas.

En cuanto al evangelio de Juan, todas las escuelas y/o corrientes concuerdan en que ese es un evangelio muy particular, que es el de manufactura más moderna y muy probablemente basóse en otra u otras fuentes muy diferentes a las que sirvieron de base a los otros tres evangelistas, entre las que los estudiosos de este asunto hacen destacar un documento con el sugestivo nombre de el Evangelio de los signos.



Ahora bien, la verdad es que la autoria de los famosos evangelios no puede ser claramente demostrada, por no saber si realmente los autores existieron como personas individuales o, si tras tales nombres, escóndense tendencias o corrientes. Incluso, y esto también es conocido, hay quien llega a negar la existencia de Jesucristo como persona individualizada, concediéndosele tan sólo como el símbolo que representa una comunidad o agrupación.

Ciertamente, todo esto es un asunto bastante espinoso, porque estamos frente al mundo de las creencias, y por supuesto es entendible y comprensible que quienes creen en todos estos rollos, pues pueden tender a molestarse ante otro tipo de opiniones que ponen en tela de juicio sus creencias.

Históricamente esto fue, precisamente, lo que ocurrió, cuando el estudioso Herman Samuel Reimarus (1694-1768), documentó sus hipótesis planteando que los objetivos que tuvieron Jesús y sus discípulos fueron distintos. Y asi, mientras Jesús consideróse como un mesias en toda la extensión de la palabra, anunciando la llegada del reinado divino, y fracasando en su objetivo, sus discípulos, quienes según Reimarus, simplemente no entendieron ni papa del discurso de Jesucristo, optaron por otro camino y, haciéndose los tontitos, e inventando el rollo de la resurrección, la ascención y la supuesta segunda venida, armaron todo un edificio de tipo surrealista, basado, por supuesto, en el engaño, y tendiente a fortificar lazos de poder.

Esta hipótesis de Herman Samuel Reimarus, la dió a conocer un discípulo suyo, G. Leissing, el que en 1778, diez años después del fallecimiento de su maestro, publicó una obra titulada Sobre los objetivos de Jesús y sus discípulos.

Ante esta hipótesis surgiría la opinión de David Strauss (1808-1874), quien en su obra La vida de Jesús, misma que es constantemente retomada por Proudhon en sus comentarios a los Evangelios, señaló su desacuerdo con lo expresado por Raimarus, sentenciando que los evangelios deben ser considerados relatos míticos, cuyo fin es la expresión de ideas teológicas, por lo que constituye un grave error otorgarles un valor histórico del que definitivamente carecen. Cabe señalar que la obra citada de Strauss causó un gran revuelo en el mundo intelectual de mediados del siglo XIX, por lo que nada raro es que Pierre Joseph haga constante mención de ella.

Ahora bien, concretándonos ya exclusivamente a los apuntes de Proudhon, quizá para muchos constituye una pérdida de tiempo el ejercicio intelectual realizado por Pierre Joseph, y para otros, tan sólo una prueba de que el llamado padre del anarquismo alguna fijación tenía para con el cristianismo.



Ciertamente, los comentarios del filósofo de Besancon, en muchos casos son venerables tonterias, cuando no diletantismo puro, pero ... guardan su importancia si los mismos se sitúan en la época en que fueron escritos, y sobre todo se les toma como reflejo del propio interés intelectual del autor de ¿Qué es la propiedad?

Evangelium -señala Proudhon en la introducción del texto-, en griego buena nueva. Esta palabra se aplicaba por los judios al anuncio del Mesías. Así se dice que Juan Bautista evangelizó (Lúcas, Cap. III, Ver. 18), y todos los que predicaron anunciando la próxima venida del Mesías fueron evangelistas. Jesús hizo como los demás, pero con una diferencia característica que fue la base del cristianismo, a saber, que él no creía en la realidad del personaje mesiánico, viendo en él solamente un mitho o una alegoría de la reforma social (Lúcas Cap. II Ver. 52).

En relación al asunto del Mesías, salvador o redentor, la opinión de Pierre Joseph es bastante dura. Y así dice:

Como es sabido, los cristianos abusan de esta antigua creencia para procurarse una prueba de la necesidad y realidad del dogma cristiano. Lo cierto es que esta tradición, producto de la mitología y de la miseria de los pueblos, ha sido una de las causas eficientes del cristianismo, así como las profecías más bien o más mal entendidas han sido causa de la invención del Evangelio y en su consecuencia también del cristianismo; ¡argumento grocero que consiste en tomar el efecto de la superstición por la justificación de la superstición misma!

Igualmente no pierde la oportunidad de darle su lleguesito a la propia iglesia cristiana, sentenciando:

La Iglesia cristiana, ha dicho Leissing, no ha salido de las Escrituras del Nuevo Testamento; por el contrario, las Escrituras del Nuevo Testamento han salido de la Iglesia. Esto ha de servir de base a toda explicación de esta parte de la Biblia, puesto que en el movimiento de las Iglesias, en sus antagonismos, en sus discusiones especulativas, es donde debe buscarse la causa, la fecha, el objeto y el sentido de los diferentes escritos que componen este Testamento.

Y ya adentrado en el tema, el demoledor de la propiedad no tiene empacho en señalar:

¿Sería llevar al extremo la paradoja el asegurar que, a excepción de dos o tres epístolas, el Nuevo Testamento en su totalidad no es más que una insulsa leyenda, imitada y compuesta con arreglo a las fábulas de los libros judíos? Esto es lo que procuraré poner de manifiesto cada vez que se presente la ocasión.

Asi que, como bien dice el refrán, sobre advertencia no hay engaño. Importante es el tener en cuenta este adelanto de Proudhon para curarse de sorpresas, y sobre todo, por si quien se aventura a la lectura o consulta de esta obra, es un creyente y practicante cristiano, no vaya a molestarse en exceso.

Ahora bien, y cambiando de tema, conveniente es el señalar que esta obra se rescató precisamente de la Biblia sobre la cual Proudhon realizó sus comentarios. A este respecto, los editores de la obra en español, bajo el título de Advertencia al lector, señalaron:

La Biblia sobre la cual escribió Proudhon sus anotaciones, fue impresa en 1817 bajo su dirección cuando era corrector en el establecimiento de los Sres. Gautier de Besancon. El fue quien revisó las pruebas. (...) De 1817 a 1864, Proudhon -añaden los editores-, escribió en las grandes márgenes de su ejemplar, sus notas críticas, cronológicas, históricas, filológicas, filosóficas, teológicas y políticas. En este trabajo empleó sus ratos de ocio hasta los últimos momentos de su vida.

Una sola nota lleva fecha; la de la página 4 de los Evangelios. La diferencia de fecha de las anotaciones y comentarios se distingue en el original, en primer lugar, por el matíz de la tinta más o menos pronunciado, y en segundo, por las modificaciones y rectificaciones hechas en las primeras notas a consecuencia de observaciones y estudios posteriores.

Para terminar, tan sólo comentaré que ciertamente tuve bastantes problemas en la digitalización de esta obra. La razón de ello fue que me propuse realizarla digitalizando capítulo por capítulo de cada uno de los Evangelios, ello porque estoy firmemente convencido que es la mejor manera de facilitar su consulta. Ahora bien, y en mucho debido al formato que los editores siguieron en la edición de esta obra, el asunto se me complicó en extremo.

Como las anotaciones hechas por Proudhon se agregan a pie de página, y debido a que los capítulos de los cuatro Evangelios se editaron de manera continua, ello trajo como consecuencia que las citas o comentarios de Pierre Joseph se extendieran debajo de otros capítulos, lo que me obligó a separar esos comentarios.

Ahora bien, no siendo yo alguien ducho en el manejo del scanner, pues realmente me meti en problemas que, como pude, fui resolviendo.

Espero que no obstante los errores que pudieron permanecer en algunos de los archivos digitalizados, ello sea peccata minuta, y no signifique contratiempo ni problema para su correcta consulta.

La fuente en la que me base para la digitalización de esta obra, corresponde a una copia de mi propiedad de la edición en español realizada en 1869.

Abril de 2015
Omar Cortés




Indice

Advertencia al lector

Introducción



Evangelio según San Mateo

Capítulo primero

Genealogía de Jesucristo. Su concepción y nacimiento.

Capítulo segundo

Adoración de los magos. Huída de Jesús a Egipto. Degollaciones de Bethlehem. Vuelta a Egipto.

Capítulo tercero

Predicación de San Juan Bautista. Reprensión a los fariseos. Bautismo de Jesucristo.

Capítulo cuarto

Ayuno y tentaciones de Jesucristo. Da principio a su predicación. Vocación de Pedro, Andrés, Santiago y Juan.

Capítulo quinto

Sermón de Jesucristo.

Capítulo sexto

Continuación del sermón de Jesucristo.

Capítulo séptimo

Continuación y fin del sermón de Jesucristo.

Capítulo octavo

El leproso. El centurión. La suegra de San Pedro. Un escriba pretende seguir a Jesucristo. Tempestad apaciguada. Endemoniados. Puercos que se precipitan al mar.

Capítulo noveno

Paralítico. Vocación de San Mateo. Ayuno. La hija de Jairo. Cura de una mujer de un flujo de sangre. Da vista a dos ciegos. Mudo endemoniado. Blasfemia de los fariseos. Ovejas sin pastores. Mies. Obreros.

Capítulo décimo

Llamamiento de los doce apóstoles. Instrucciones que da Jesucristo. Poder y persecución que les anuncia. Recompensa que les promete.

Capítulo undécimo

Envía San Juan dos de sus discípulos a Jesucristo. Elogio de San Juan. Jesucristo y San Juan rechazados. Ciudades impenitentes. Sabeos en la ceguedad. Inocentes iluminados. Suavidad del yugo de Jesucristo.

Capítulo duodécimo

Espigas cortadas. Culto del sábado. Mano seca. Dulzura del mesías. Endemoniado, ciego y mudo. Blasfemias de los fariseos. Pecado contra el Espíritu Santo. Alegoría de Jonas. Espíritus malignos. Madre y hermanos de Jesucristo.

Capítulo décimo tercero

Parábolas del sembrador de la cizaña, del grano de mostaza, de la levadura, del tesoro, de la perla y de la red. Jesús rechazado en su patria.

Capítulo décimo cuarto

Prisión y muerte de Juan Bautista. Milagro de los cinco panes. Jesús y San Pedro marchan sobre las aguas. Cúranse todas las enfermedades con sólo tocar las ropas de Jesucristo.

Capítulo décimo quinto

Manos no lavadas. Tradición humana. Escándalos que deben ser despreciados. Guías ciegos. Verdadera impureza. La cananea. Milagro de los siete panes.

Capítulo décimo sexto

Milagro pedido y rehusado. Levadura de los fariseos. Conferencias de San Pedro, promesas que le son hechas. Predicción de la pasión. San Pedro reprendido. Cruz. Negación de sí mismo.

Capítulo décimo séptimo

Transformacion. Advenimiento de Elías. Lunático. Potestad de la fe. Lunático. Oración y ayuno. Predicación de la pasión. Tributo.

Capítulo décimo octavo

Humildad. Huir del escándalo. Ovejas extraviadas. Corrección fraternal. Potestad dada a los apóstoles. Dios en la unión. Perdón de las injurias. Acreedores, deudores.

Capítulo décimo nono

Indisolubilidad del matrimonio. Castrados por su propia voluntad. Los niños. Consejos sobre la perfección. Salvación dificil de los ricos. Recompensa prometida a los que lo abandonen todo por Jesús.

Capítulo vigésimo

Parábola de los trabajadores enviados a la viña. Anuncio de la pasión. Pretensión de los hijos de Cebedeo. Condena la dominación. Ciego de Jericó.

Capítulo vigésimo primero

Entrada de Jesús en Jerusalem. Los vendedores arrojados del templo. Higuera seca. Autoridad de Jesucristo. Parábolas de los dos hijos, de los viñeros homicidas y de la piedra angular.

Capítulo vigésimo segundo

Festín de bodas. Traje nupcial. Dios y el César. Resurrección. Amor de Dios y del prójimo. El mesías, hijo y señor de David.

Capítulo vigésimo tercero

Cátedra de Moises. Maestros soberbios. El único doctor. Humildes ensalzados. Doctores hipócritas. Guías ciegos. Sepulcros blanqueados. Medida llena. Ruina de Jerusalem.

Capítulo vigésimo cuarto

Predicación de la ruina del Templo. Señales que precederán a la ruina de Jerusalem y el último advenimiento de Jesucristo.

Capítulo vigésimo quinto

Parábola de las diez vírgenes. Parábola de los talentos. Predicción del juicio final.

Capítulo vigésimo sexto

Conspiración de los judios. Perfume sobre la cabeza de Jesucristo. Traición de Judas. Eucaristia. Anuncia Jesús que le negará San Pedro. Tristeza de Jesucristo. Beso de Judas. Huída de los discípulos. Jesucristo es conducido a casa de Caifás. San Pedro le niega. Penitencia de San Pedro.

Capítulo vigésimo séptimo

Desaparición y muerte de Judas. Jesús ante Pilatos. Barrabás preferido. Flagelación. Conducción de la cruz. Crucifixión. Tinieblas. Muerte de Jesucristo. Su sepultura.

Capítulo vigésimo octavo

Resurrección de Jesucristo. Sus apariciones. Misión de los apóstoles.





Evangelio según San Marcos

Capítulo primero

Predicación de San Juan Bautista. Bautismo y tentación de Jesucristo. Su predicación. Vocación de San Pedro, Andrés, Santiago y Juan. Poder de Jesucristo sobre los demonios. Suegra de San Pedro. Leproso.

Capítulo segundo

Paralítico. Vocación de San Mateo. Ayuno. Corta de la espigas. Culto del sábado.

Capítulo tercero

Mano seca. Concurrencia del pueblo. Confesión de los demonios. Elección de los apóstoles. Blasfemias de los fariseos. Pecado contra el Espíritu Santo. Madre y hermanos de Jesucristo.

Capítulo cuarto

Parábola del sembrador. La luz del candelero. Semilla echada en la tierra. Grano de mostaza. Tempestad serenada.

Capítulo quinto

Demonios lanzados. Puercos precipitados. Mujer curada de un flujo de sangre. La hija de Jairo.

Capítulo sexto

Jesús rechazado en su patria. Misión y potestad de los apóstoles. Pasión y muerte de Juan Bautista. Milagro de los cinco panes. Jesús camina sobre las aguas.

Capítulo séptimo

Manos no lavadas. Tradiciones humanas. Verdadera impureza. La cananea. Sordo-mudo.

Capítulo octavo

Milagro de los siete panes. Prodigo rehusado. Levadura de los fariseos. Ciego curado. Predicción de la pasión. Es reprendido San Pedro. Cruz y negación de si mismo.

Capítulo noveno

Transfiguración. Venida de Elías. Lunático. Poder de la fe. Oración y ayuno. Predicción de la pasión. Humillarse. Huir del escándalo.

Capítulo décimo

Indisolubilidad del matrimonio. Bendición a los niños. Consejos para la perfección. Salvación difícil de los ricos. Céntuplo prometido. Anuncio de la pasión. Petición de los hijos de Zebedeo. Condena a la dominación. Ciego de Jericó.

Capítulo undécimo

Entrada de Jesucristo en Jerusalem. La higuera maldita. Los vendedores arrojados del templo. Autoridad de Jesús.

Capitulo duodécimo

Parábola de la viña. Piedra angular. Dios y el César. Resurrección. Amor de Dios y del prójimo. El mesías. Hijo y señor de David. Guardarse de los escribas. Limosna de la viuda.

Capítulo décimo tercero

Predicción de la ruina del Templo. Signos que precederán a la ruina de Jerusalem y última venida de Jesucristo.

Capítulo décimo cuarto

Conspiración de los judios. Perfume en la cabeza de Jesucristo. Traición de Judas. Cena pascual. Eucaristía. Negación de San Pedro. Tristeza de Jesucristo. Beso de Judas. Huída de los discípulos. Jesucristo llevado ante Caifás. Negación y penitencia de San Pedro.

Capítulo décimo quinto

Jesús ante Pilatos. Preferencia dada a Barrabás. Conducción de la cruz. Crucifixión. Tinieblas. Muerte de Jesucristo. Su sepultura.

Capítulo décimo sexto

Resurrección de Jesucristo. Sus apariciones. Misión de los apóstoles. Ascención de Jesucristo





Evangelio según San Lucas

Capítulo primero

Introducción. Predicción del nacimiento de San Juan Bautista. Anuncio de la encarnación del Verbo. La Santa Virgen. Nacimiento de San Juan Bautista. Cántico de Zacarías.

Capítulo segundo

Nacimiento de Jesucristo. Adoración de los pastores. Circuncisión de Jesucristo. Purificación de María. Cántico y profecía de Simeón. Ana la profetiza. Jesús entre los doctores.

Capítulo tercero

Predicación y bautismo de San Juan Bautista. Sus reproches e instrucciones. Testimonio que da a Jesucristo. Su prisión. Bautismo y genealogía de Jesucristo.

Capitulo cuarto

Ayuno y tentación de Jesucristo. Comienza su predicación. Predica en Nazareth. Cura de un poseído y de la suegra de San Pedro. Retirada de Jesús al desierto.

Capítulo quinto

Pesca milagrosa. Vocación de San Pedro, Santiago y San Juan. Leproso. Vocación de San Mateo. Ayuno.

Capítulo sexto

Espigas cortadas. Mano seca. Elección de los apóstoles. Sermón de Jesucristo.

Capítulo séptimo

Centurión. Viuda de Naim. Enviados de San Juan Bautista a Jesucristo. Elogio de San Juan Bautista. Jesucristo y San Juan rechazados. Mujer pecadora.

Capítulo octavo

Parábola del sembrador. La antorcha sobre el candelero. Madre y hermanos de Jesucristo. Tempestad calmada. Endemoniado. Puercos ahogados. La hija de Jairo. Mujer curada de un flujo de sangre.

Capítulo noveno

Misión de los apóstoles. Herodes desea ver a Jesucristo. Milagro de los cinco panes. Confesión de San Pedro. Cruz y negación de sí mismo. Transfiguración. Lunático. La pasión anunciada. Humildad. Fuego del cielo. Aptitud para seguir a Jesús.

Capítulo décimo

Misión e instrucciones de setenta y dos discípulos. Ciudades impenitentes. Regreso de los discípulos. Nombres escritos en el cielo. Parábola del samaritano. Marta y María. Lo único necesario.

Capítulo undécimo

Oración de Jesucristo. Pedir, buscar y llamar. Mudo endemoniado. Blasfemia de los judios. Reino de Dios. El fuerte armado. Espíritus malignos. Dicha de la madre de Jesús. Señal de Jonás. Ojo sencillo. Exterior de la copa. Cargos contra los escribas y fariseos.

Capítulo duodécimo

Levadura de los fariseos. Sólo se ha de temer a Dios. Blasfemia contra el Espíritu Santo. Condenación de la avaricia. Inquietud por las necesidades de la vida. Buscar sólo a Dios. Partición entre los siervos según su conducta. Fuego traido sobre la Tierra. Venida del mesías. Arreglo con los adversarios.

Capítulo décimo tercero

Exhortación a la penitencia. Higuera estéril. Mujer encorvada. Grano de mostaza. Levadura en la masa. Pocos que se salvan. Amenaza de Herodes. Predicción de la pasión. Jerusalem quedará desierta.

Capítulo décimo cuarto

Hidrópico curado. Puertos que han de ocuparse. Convidar a los pobres. Convidados que se expresan. Renunciar a todo. Llevar una cruz. Sal desabrida.

Capítulo décimo quinto

Murmuración de los fariseos. Ovejas y dracmas perdidas. Alegría del cielo por la conversión de un pecador. Hijo pródigo.

Capítulo décimo sexto

Parábola del mayordomo injusto. Nadie puede servir a dos amos. Cargos contra los fariseos. Indisolubilidad del matrimonio. Malos ricos.

Capítulo décimo séptimo

Escándalo. Perdón. Poder de la fe. Siervos inútiles. Diez leprosos. Reino de Dios. Días de seducción. Advenimiento de Jesucristo.

Capítulo décimo octavo

Perseveración en la oración. Fariseo y publicano. Los niños. Consejos. Salvación difícil de los ricos. Galardón prometido a los que lo dejen todo por seguir al Señor. Predicción de la pasión. Ciego de Jericó.

Capítulo décimo nono

Zadeo recibe a Jesucristo. Parábola de los diez marcos. Entrada de Jesús en Jerusalem. Llora sobre esta ciudad. Echa a los vendedores del templo.

Capítulo vigésimo

Autoridad de Jesucristo. Parábola de la viña. Piedra angular. Dios y el César. Resurrección. El mesías, hijo y señor de David. Doctores hipócritas.

Capítulo vigésimo primero

Limosna de la viuda. Predicción de la ruina del templo. Señales que precederán a la ruina de Jerusalem y a la última venida de Jesucristo.

Capítulo vigésimo segundo

Traición de Judas. Cena pascual. Eucaristía. Consejos de humildad. Gloria prometida. Anuncio de la negación de San Pedro. Agonía de Jesucristo. Beso de Judas. Jesucristo llevado ante Caifás. Negación y arrepentimiento de San Pedro. Jesús encarnecido, ultrajado y condenado.

Capítulo vigésimo tercero

Jesús delante de Pilatos y de Herodes. Preferencia dada a Barrabás. Conducción de la cruz. Crucifixión. El buen ladrón. Tinieblas. Muerte de Jesucristo. Su sepultura.

Capítulo vigésimo cuarto

Resurrección. Apariciones y ascención de Jesucristo.





Evangelio según San Juan

Capítulo primero

Verbo de Dios. Respuesta de San Juan Bautista. Andrés y Pedro, Felipe y Nathanael se unen a Jesucristo.

Capítulo segundo

Bodas de Caná. Agua convertida en vino. Vendedores arrojados del templo. Jesús anuncia su resurrección. Muchos creen en él.

Capítulo tercero

Nicodemo viene a buscar a Jesucristo. Instrucción que Jesucristo le da. Disputa entre los discípulos de Juan Bautista y los de Jesucristo. Respuesta de San Juan a sus discípulos.

Capítulo cuarto

Conversación de Jesús con la samaritana. Lo que responde a sus discípulos en esta ocasión. Fe de los samaritanos. Jesús cura al hijo de un oficial en Capharnaum.

Capítulo quinto

Curación del paralítico de la piscina. Murmuraciones de los judios. Discurso de Jesucristo con este motivo.

Capítulo sexto

Milagro de los cinco panes. Jesús caminando sobre las aguas. Discurso de Jesucristo sobre el pan del cielo. Predicción de la traición de Judas.

Capítulo séptimo

Asiste Jesús secretamente a la fiesta de los tabernáculos. Enseña ahí en público. Anuncia su muerte y su resurrección. Intentan en vano prenderle. Nicodemo sale a su defensa.

Capítulo octavo

Mujer adúltera. Discurso de Jesucristo a los judios.

Capítulo noveno

Jesucristo da vista a un ciego de nacimiento. Pesquisas de los fariseos sobre este milagro. Arrojan de la sinagoga al que había sido curado. Jesucristo le instruye. Doble juicio ejercido por Jesucristo.

Capítulo décimo

Discurso de Jesucristo en el cual declara que él es la puerta del aprisco y el buen pastor, y que dará la vida por sus ovejas. Manifiesta su misión y su divinidad por medio de sus obras.

Capítulo undécimo

Muerte de Lázaro. Conversación de Mateo con Jesús. Resurrección de Lázaro. Los judios quieren prender a Jesús. Profetiza Caiphas.

Capítulo duodécimo

María perfuma los pies de Jesús. Murmuración de Judas. Los judios quieren matar a Lázaro. Entrada de Jesucristo en Jerusalem. Los gentiles piden ver a Jesús. Discurso de Jesucristo en esta ocasión.

Capítulo décimo tercero

Jesús lava los pies a sus apóstoles. Predicción de la traición de Judas. Glorificación de Jesús. Recomienda a sus discípulos que se amen unos a otros. Predice la negación de Pedro.

Capítulo décimo cuarto

Discurso de Jesús a sus discípulos.

Capítulo décimo quinto

Continuación del discurso de Jesucristo.

Capítulo décimo sexto

Fin del discurso de Jesucristo.

Capítulo décimo séptimo

Oración de Jesucristo por sus discípulos y por los que habian de creer en él.

Capítulo décimo octavo

Jesús en el huerto. Sorpresa de los judios. Prisión de Jesús. Es conducido a casa de Anás y de allí a la de Caifás. Negación de San Pedro. Jesús ante Pilato. Preferencia dada a Barrabás.

Capítulo décimo nono

Flagelación. Corona de espinas. Hecce Homo. Todo poder viene de Dios. Conducción a la cruz. Crucifixión. Los soldados se reparten las vestiduras de Jesús. Muerte de Jesucristo. Su sepultura.

Capítulo vigésimo

Magdalena va al sepulcro. Avisa a San Pedro y a San Juan que vayan allí con ella. Aparición de Jesús a Magdalena y a los apóstoles. Santo Tomás ve y cree.

Capítulo vigésimo primero

Aparición de Jesús cerca del mar de Tiberiades. Pesca milagrosa. Amor de San Pedro. Jesús le confía sus ovejas y le anuncia su martirio.





Notas sobre la cronología sagrada relativa a los Evangelios

Haz click aquí, si deseas acceder al catálogo de la Biblioteca Virtual Antorcha.






Sodomáquina

Composición realizada de manera colectiva por:

Antonio Salcedo (Baterista).


Guillermo Motta (Primera guitarra y teclado).


Victor Motta (Guitarra de acompañamiento y voz).


Omar Cortés (Bajo y voz).



Breve reseña

Compuesta en el año de 1971, teniendo como antecedente lo ocurrido en el movimiento estudiantil-popular mexicano de 1968, en el cual algunos de los integrantes del grupo de rock Antorcha, participamos, no sería grabada sino hasta el año de 1973, siendo el cuarto E. P. que de manera independiente producimos.

La distribución la hacíamos durante las presentaciones del grupo. Concretamente del cuarto E. P. prensamos y distribuimos 17500 ejemplares, cantidad bastante importante sobre todo si tomamos en cuenta que no contábamos con más posibilidades de distribución que la que realizábamos en nuestras presentaciones.

En su momento, hace ya más de 30 años, fue una melodía que causaba impacto en aquel que la escuchaba. Prácticamente fue uno de nuestros caballitos de batalla en nuestras presentaciones de 1971 a 1974.



Esta melodía tuvimos la oportunidad de interpretarla en televisión, en el programa trasmitido por el Canal 11 del Instituto Politécnico Nacional, que se llamaba Rock en la Cultura.

Octubre del 2004

Omar Cortés




Letra de la canción Sodomáquina.

¡Porque no podemos permitir

que estas personas sigan burlándose de nosotros.


Coro: ¡Júntense, júntense, júntense! (Sigue coro detrás de voz).


Es necesario realizar una acción inmediata.

Salir a la calle y hacer barricadas,

para acabar de una vez por todas

con esta serie de explotadores del pueblo!

¡Venceremos, compañeros!


Se te acusa de sonreir;

se te acusa de soñar;

se te acusa de ser joven;

se te acusa de pensar;

se te acusa de amar a tus semejantes;

se te acusa de luchar por un mundo más justo para todos.

Y por eso, nada más por eso,

¡serás destruido!


Coro: Primogénito de los muertos, vuelve otra vez.

Primogénito de los muertos, vuelve otra vez. (Termina Coro).


No has sido juzgado por un hombre,

ni tampoco por un jurado;

has sido juzgado por un sistema,

¡y los sistemas son implacables!


Coro: Primogénito de los muertos vuelve otra vez.

Primogénito de los muertos, vuelve otra vez (Termina el Coro).


(Comienza un nuevo Coro)

Coro: No es un hombre quien te destruye, es un sistema.

No es un hombre quien te destruye, es un sistema. (Termina Coro).


Y volverán a nacer hombres como tú,

llenos de entusiasmo,

a emprender la dificil tarea de la redención

de un mundo al que no le gusta ser redimido

y nunca ha perdonado a sus redentores.

No, no es un hombre quien te destruye, es un sistema,

¡pero el sistema tiene una falla!


De nombre Adán,

originario de una pequeña región entre Asia y Europa

denominada paraiso,

por tus crímenes antes enunciados

has sido condenado por el sistema

¡ha ser destruido!


Coro: 10, 9, 8, 7 ... (sigue Coro hasta ¡Fuego!).


No pueden destruirnos a todos

porque si no se acabaria el sistema

y no tendría a quien oprimir.

Mientras un solo hombre ame la libertad,

habrá esperanza para todos los hombres.

Y llegará el dia en que la Tierra unida y libre al fin,

podrá cantar al son del Universo,

al que hemos sido sordos desde siempre;

por culpa del odio y la ambición,

por culpa de la estupidez humana.


Coro: Primogénito de los muertos, vuelve otra vez.

Primogénito de los muertos, vuelve otra vez.



SODOMÁQUINA Haz click aquí para escuchar esta melodía.

Importante: Con conexión de banda ancha tardarás entre tres y cuatro minutos en bajarla; si no cuentas con conexión de banda ancha, quizá llegues a tardarte más de diez minutos en bajarla.






Haz click aquí para acceder al catálogo de la Fonoteca Virtual Antorcha




Presentación de Chantal López y Omar CortésVIDEO N° 1 En la orilla del Oceano cósmicoVideoteca Virtual Antorcha

COSMOS

(UN VIAJE PERSONAL)

Carl Sagan

INDICE


Presentación de Chantal López y Omar Cortés.

Capitulo 1
En la orilla del oceano cósmico.

Capitulo 2
Una voz en la fuga cósmica.

Capitulo 3
La armonia de los mundos.

Capitulo 4
Cielo e infierno.

Capitulo 5
Blues para un planeta rojo.

Capitulo 6
Historia de viajeros.

Capitulo 7
El espinazo de la noche.

Capitulo 8
Viajes a través del espacio y del tiempo.

Capitulo 9
Las vidas de las estrellas.

Capitulo 10
Al filo de la eternidad.

Capitulo 11
La persistencia de la memoria.

Capitulo 12
Enciclopedia galáctica.

Capitulo 13
¿Quién habla en nombre de la Tierra?
Presentación de Chantal López y Omar CortésVIDEO N° 1 En la orilla del Oceano cósmicoVideoteca Virtual Antorcha



Haz click aquí si deseas acceder al catálogo general de la Videoteca Virtual Antorcha.




BIBLIOTECA VIRTUAL ANTORCHA



Más de 450 títulos a tu disposición
Temas de literatura, historia, política, filosofia, derecho, pedagogia y psicologia.






ENTRA

HEMEROTECA VIRTUAL ANTORCHA



Varias colecciones de periodicos
Periódicos insurgentes
Periódicos del movimiento obrero mexicano del siglo XIX
Periódicos de la revolución mexicana
Revistas y periódicos libertarios




ENTRA

FONOTECA VIRTUAL ANTORCHA



Explicación y canciones del grupo de rock Antorcha
Conferencias y discusiones sobre temas diversos
Documentos sonoros libertarios



ENTRA

VIDEOTECA VIRTUAL ANTORCHA



Diversos actos y actividades, además de películas y documentales.



ENTRA

CATÁLOGO DE EDICIONES ANTORCHA



Catálogo de la Editorial Antorcha



ENTRA

MISCELÁNEA VIRTUAL ANTORCHA



Artículos de opinión



ENTRA

Ante la insistencia de algunos amigos y conocidos, ponemos un correo electrónico a través del cual puedes, si es tu deseo, entrar en contacto con nosotros.

Envíanos tu mensaje